Nuestras Glorias: Rafael Féliz Féliz (Quico)

por Rafael Matos Feliz
Rafael Féliz Féliz (Quico) nació en el municipio de Cabral, Barahona, el 13 de enero del 1951; siendo sus padres, Eduardo Féliz y Alejandrina Féliz (Ambos fallecidos-EPD). Sus estudios primarios e intermedios los cursó en la escuela Catalina Pou; alcanzando el octavo grado. Luego en Barahona, en el Liceo Federico Henríquez y Carvajal, cursa hasta el Segundo Teórico. Mientras estudiaba participó en actividades deportivas: béisbol, baloncesto, carreras y otras. Paralelamente a esas actividades, a Quico se le veía en su sector jugando béisbol con pelotas de gomas y de trapos, con guantes de lonas y realizando juegos en calles, aceras y paredes de las casas.
En Cabral, se inició en el béisbol de manera formal con un equipo juvenil. Fue lanzador y para ese momento tenía 16 años (1965-1966). Su destreza y calidad determinan que con 17 años (1967), es llevado para integrar al equipo amateur de Cabral. Se recuerda que Jugando en un torneo de desafío entre Cabral y Barahona, coordinado entre los síndicos de ambos municipios; los dos juegos fueron ganados por Cabral y en el primero, Rafael Féliz (Quico) se llevó la “victoria con blanqueada, 2×0”.
El promotor deportivo, Luís Sánchez, al ver la calidad de ese aguerrido lanzador, al día siguiente del desafío, fue a Cabral a proponerle formar parte del equipo amateur de Barahona. Quico aceptó y de esa forma se integra a esa nueva novena, que para la época era considerada como una de las mejores novenas beisbolísticas del país. Allí compartió con estelares, como Carlos Julio Pérez (Pin), Tony González, Micho Vólquez, Aramis Marmolejos, Gustavo Phillips, Oscar Matos, Julio Gómez, Leonidas Féliz (Budí) y otros más. Allí permaneció por dos temporadas (1969 y 1970). Enfrentó a Azua, San Juan, Baní, San Cristóbal y otros pueblos. Todos esos equipos sintieron, en carne propia, los latigazos de ese estelar lanzador.
Quico también jugó con el equipo “Malboro” y en la continuación del Campeonato Regional del Segundo Circuito Sur, Malboro derrotó en dos partidos a San José de Ocoa. El primer partido terminó 6×1, con la brillante labor monticular de Rafael Féliz (Quico), quien ponchó a 11 bateadores. El segundo encuentro terminó 9×2, obteniendo la victoria Carlos Julio Pérez (Pin), quien abanicó a 13 hombres, para una magnífica labor. Por Barahona se destacaron al bate, Oscar Matos, Federico Aquino y Julio Gómez. Su calidad lo lleva a ser parte de la Selección de Béisbol Nacional y en 1974 participa en los XII Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en Santo Domingo. Allí, la Selección Nacional logró “Medalla de Plata”, obteniendo Quico dos victorias sin derrota, quedando con efectividad de 1.3.
En los primeros años de la década del 70, Quico se mantuvo jugando con el equipo amateur de Barahona y también con la Selección Nacional de Béisbol, como lanzador amateur. En esas novenas descolló como estelar, junto a otros peloteros que fueron grandes glorias y por esa razón, varios de ellos fueron buscados para pertenecer a los equipos militares que competían a nivel nacional. Quico fue seleccionado por la Marina de Guerra, Carlos Julio Pérez (Pin) por la Fuerza Aérea y Aramis Marmolejos por la Policía Nacional.
Quico en la Marina fue “lanzador estelar por 15 años”. También, en 1975 desarrolló labores de arbitraje.
En 1978, en Ponce, Puerto Rico, la Selección Nacional se enfrentó a Venezuela y Quico, en labor de relevo, le “ganó el juego”. Al otro día, tocaba enfrentar a Cuba y ningún lanzador quería lanzarle. Quico pidió hacerlo y les lanzó a los cubanos. Fue un duelo de titanes. Lanzó 9 entradas completas, “ganándole 3×1” y logrando nuestra selección, “Medalla de Plata”. Siendo esa, la primera vez que un lanzador le “rompe el invicto a Cuba, en toda su historia”. El mismo año, en los XIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, Medellín-Colombia; logra la extraordinaria hazaña de “ganar 3 juegos sin derrota”. A su regreso, escuchas se le acercan para contratarlo, pero perteneciendo a un equipo militar, no fue posible. Luego, Pedro González ofrece contratarlo, pero no acepta, pues consideró la oferta muy baja.
Quico representó la República Dominicana y a Barahona, con gran orgullo y calidad, jugando con estelares y gloriosos beisbolistas. Luego fue árbitro junto al estelar Micho Vólquez, desde 1981. Labor que desarrollaron en los XV Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en Santiago, en 1986. También fue árbitro en Venezuela para el Torneo Latinoamericano de Pequeñas Ligas y árbitro en Cuba en el Pre-Mundial, asi como en los Estados Unidos y aquí para la disciplina de softbol, estilo molinete. Actualmente es árbitro del Béisbol Profesional Dominicano y pertenece a las excelsas Viejas Glorias del béisbol. Procreó a sus adorados hijos, Lesbia Marisol, Elizabeth y Yunior Rafael. Está casado con su actual esposa, Ángela Sánchez Pérez.
¡RAFAEL FÉLIZ-QUICO, ESTELAR BEISBOLISTA Y GLORIOSO ÁRBITRO. HONOR A TI!