Si me toca nacer de nuevo, voy a ser ladrón

POR.: ALEJANDRO SANTANA

Muchos, nos impactamos cuando nos enteramos por las redes, de la respuesta de un niño que dijo que cuando sea grande quería ser atracador, entendimos que había sido una exageración descomunal, comenzamos a hablar de los buenos valores, de formación, de honorabilidad hasta de moralismo, en esencia reaccionamos impactados.

Un niño, que quería ser atracador cuando fuera grande, adulto, reaccione alarmado y hable de la perdida de valores, recordé aquellos días lejanos en que mi abuela se empeñaba en hacerme saber que la honestidad costaba mucho, que ser honrado, a Dios le agradaba sobremanera.

Desgraciadamente, crecí con esos valores enquistados en la psiquis, he sido pobre, he vivido en vulnerabilidad, muchas cosas han escaseado en mis días y por más esfuerzos que he hecho, nunca he tenido nada que no sea para sobrevivir el día día… He querido ser honesto como me enseñaron.

Hoy, viendo como hemos e

involucionado, me doy cuenta de que mis padres me formaron de manera equivocada, o tal vez la sociedad a involucionado y ha cambiado los papeles… El villano es un ilustre ciudadano, el honesto ha vivido equivocado, realmente le ha tocado el papel de tonto..

Me ha costado tanto entender esos cambios en el escenario de la cotidianidad.. Robarse un guineo, una gallina,un huevo o un aguacate, te convierte en vulgar ladrón al punto que si la policía te pesca, te come a golpes y si te revelas hasta te matan.

Realmente hemos cambiado mucho, los que se roban el dinero del erario público, son señores, ilustres, y a ese no lo atrapa un simple policía muerto de hambre, a ese si es, que las autoridades quieren investigar, le mandan un oficial de alto rango para que lo invite a que lo acompañe y si por si acaso es encerrado para cubrir apariencias, no va a una cerda superpoblada, ira aúna especie de suite donde se sentirá un Príncipe.

El motivo de toda esta reacción es en atención a los puestos en libertad, luego de asociarse y robar el dinero de todos los dominicanos, dinero que debió ir a los hospitales para comprar medicamento para salvar a un paciente, o arreglar las calles polvorientas de ciertas ciudades,o mejorar nuestro sistema energético o proveer de agua potable a comunidades que han vivido la vida

Tratando de ligar la fórmula del agua para tenerla en sus hogares.

Por eso acabo de entender el porqué el niño a su poca edad prefiere ser atracador cuando sea grande, el porqué muchos de los que nos criamos abrazados a una honestidad, nos estamos arrepintiendo de ser O haber sido el tonto dedicado al trabajo, como sustento… Por eso a partir de hoy no satanizaré a quien se robe el dinero del pueblo, si hasta nosotros las víctimas de ese robo lo asumimos como Ilustre…. Que Dios nos ilumine…En esta época de oscuridad moral que vivimos..

 

Comments are closed.