RECORDANDO EL TEATRO UNION.

por Juan Elpidio Matos Méndez. (John Elpis)

Recuerdo de mi infancia.
Comenzando la década de los años sesenta, el teatro unión era un monumento para mí y mis amigos de la época que todavía están vivos y nos juntamos.

Dicho teatro estaba a unos ciento cincuenta metros de distancia aproximadamente de nuestra vivienda materna y paterna, los Domingos nos enviaban al matinee a las cinco de la tarde y el precio de la entrada era de cinco o diez centavos, no recuerdo con exactitud.

Recuerdo al señor Triano, hermano de Sopito con una varita larga frente al teatro manteniendo el orden.
También recuerdo que había un pequeño timbre sonando y fuera arriba una bocina en la cual se escuchaba casi siempre el famoso bolero de María Luisa Landín. Amor perdido.

Cuando ambos dejaban de sonar, significaba que la película iba a comenzar.

Recuerdo al puertero Zoloro, persona que nunca la vi sonreír.

También recuerdo a Luis el ciego vendiendo su famoso mani a centavo y promocionando que habían algunos premiados, pues le ponía un centavo dentro y si te tocaba uno, entonces el maní te salía gratis. Los vendía todos. Cosas de nuestra infancia.

Dentro de las películas recuerdo a Bick Elios un actor de películas de vaqueros que impartía justicia y nos identificamos con el y lo aplaudiamos mirando la película, siempre vestido de negro y sombrero negro con dos revólveres de cada lado de la cintura y los usabas con las cachas hacia adelante.

Que tiempos tan color de rosa esos de la adolescencias, ignorabamos por nuestra edad que el país estaba en tremenda crisis política y compiraciones en esa época.

Cosas del proceso de vida.

Tengan un feliz Domingo y abrazos para todos. Un adiós y hasta luego para nuestro amigo Cheo Castro. EPD.

Comments are closed.