Nuestras Glorias: Julito Edwards

Nuestras Glorias: Julito Edwards

por Rafael Matos Féliz

Pedro Julio Edward Vólquez (Julito), nació en el Batey Central, Barahona, el 20 de julio del 1943. Fueron sus padres, Eduardo Edward (de origen inglés) y María Nelfa Vólquez. Sus estudios primarios los realizó en su propio sector. Luego, más tarde,  concluye sus estudios secundarios. Desde muy pequeño fue grandemente protegido por sus padres, es lo que hoy se llamaría un “niño mimado”. En su sector se le veía jugando con sus amiguitos, los juegos de niños y los deportes más comunes del momento y se notaban sus habilidades y destrezas.

Jugó con equipos juveniles en Barahona como, Farmacia Cury y Farmacia Dotel. Su mayor dedicación fue con el béisbol. Jugó center field y perteneció a los equipos infantiles y juveniles de su sector. Jugó del equipo juvenil del Batey Central y allí descolló como una formidable estrella de béisbol. En el center field hacia hazañas fabulosas y todas con una gracia artística sinigual. De esa novena es seleccionado para pertenecer al equipo amateur. Sacaba out desde el center. En un intento por contratarlo para jugar en el nivel profesional, se le dio un paseo por Hollywood durante 15 días. Pero eso no entusiasmó a su padre.

En el equipo amateur, seguía desempeñándose en el center field. En varias ocasiones fue miembro de selecciones nacionales de béisbol. Con este equipo se desarrolló como jardinero central, cuarto bate; y también jugo softball, como pícher. La estatura deportiva de Julio Edward, era tan extraordinaria que todo el mundo lo buscaba para contratarlo como portento deportivo. El padre de este jugador (Míster Edwards) le dijo que no a todos los escuchas, pues su hijo iba a ser médico. En sus mejores momentos en el béisbol amateur ningún jardinero fue más completo que él.

Cumplía con los mejores estándares deportivos. Cuarto bate, defensa impecable, brazo mortífero hacia las bases, bateador de todos los quilates y corredor como el mejor. Se recuerda la anécdota acaecida en el Estadio de La Normal, en la capital. Alli se desarrollaba el juego final del Campeonato Nacional de Béisbol Amateur, entre el Central Ozama y Barahona (equipo visitante). Sentado en las gradas del estadio, estaba Vernon Benson, manager de Los Tigres del Licey. Quien condujo a su equipo al Campeonato de la Liga del Torneo de 1963-1964. También, en las gradas, estaba sentado Mr. Edward, el padre de Julito. 24-Noviembre-1963. Dia domingo.

Cuando Vernon Benson vio a Julito durante las prácticas, previo al juego, impresionado, se acercó a Mr. Edwards dándole un cheque en blanco, para que él le pusiera el monto; pero Mr. Edwards no se impresionó…su hijo sería médico. Central Ozama explotó en el primer inning a Odalís Medina (refuerzo banilejo). El equipo barahonero reaccionó en el primer inning: Demetrio Pérez (refuerzo sanjuanero) abrió con hit. Julito pegó triple a lo profundo de right. Cuando Vernon Benson vio ese palo, por la frustración de no firmar a Julio Edward, se marchó del estadio.

Julito, mientras estudiaba en la UASD, jugó béisbol para varios equipos, como Premier y otros. En todos, su actuación fue de primera. En ese momento descollaban estrellas como Julio Edward, Diego Hurtado, Fidel Mejía y otros. Todos estudiaban en la UASD, pero jugaban en otros equipos. Durante la Rectoría de Jottin Cury (1972-1974), se conocía en las lides universitarias las grandes hazañas de este deportista. Se comenta que en una ocasión, El Rector mandó a buscar a Julito y a otros jugadores de béisbol y les estableció que en la universidad existe un buen equipo de béisbol y que ellos juegan para otros equipos, entonces, a partir de ese momento no podrán inscribirse para seguir estudiando sino pasan a conformar el equipo uasdiano.

A partir de ahi, todos los jugadores, que eran estudiantes amonestados, pasaron a formar parte de la novena universitaria. Eso determinó que esa novena, al poco tiempo se llevó el campeonato. Toda vez que el célebre cronista Tomás Troncoso, reseñaba o veía jugar a Julio Edwards, decía: “Ese hombre es un profesional”. En la UASD y en el equipo Premier AA, los jugadores más poderosos eran, Fidel Mejía, Diego Hurtado y Julio Edward, siendo Julito el del brazo excepcional. Una verdadera estrella.

Fue llevado a Estados Unidos, junto con Manolo De La Mota a un Invitacional para observarlo y todos quedaron impactados con su actuación. Julio y otros estelares del país, entre ellos, Raymond Vólquez, fueros seleccionados para conformar la Selección Nacional que represento a R.D. en la 3ra. Serie de la Amistad que se celebró en Venezuela. En esa competencia, Cuba se coronó Campeón y dominicana (UASD) logró Medalla de Bronce (Tercer Lugar). Se casó con la señora Ana Nieves Marzán y han procreado sus adoradas hijas, Juniev, Julissa y Julinette.

¡¡JULIO EDWARD. ESTRELLA Y GLORIA DEPORTIVA. HONOR!!

Share This Post