Cuando gobierna el Partido Demócrata en USA a RD no le va bien

por Virgilio Gautreaux P

Los candidatos Demócratas que con mucha frecuencia apoyamos de manera solidaria, cuando hay elecciones en Estados Unidos (pues no votamos en esos comicios), han demostrado históricamente para el caso dominicano, que no nos ha ido muy bien con ellos.

Fuimos invadidos durante 8 años (1916-1924) por un Presidente Demócrata.

Un gobierno demócrata, el de Kennedy, derrocó a Juan Bosch en 1963. También otro gobernante Demócrata-Lindon Johnson-invadió militarmente República Dominicana, en 1965.

El afamado y bien renombrado Barak Obama, fue también un gran deportador de dominicanos, durante sus ocho años de gobierno.

Ahora, en un Editorial de the Washington Post, nos enteramos que en medio de la crítica situación política, económica, social y el desplome generalizado que afecta al pueblo haitiano, la maquinaria deportadora norteamericana, no se ha parado en ningún momento, enviando a Haití unas 26 mil personas, donde se incluyen niños e infantes.

Mientras esto ha estado pasando, a nuestro país con regularidad llegan emisarios norteamericanos a nivel gubernamental, legislativo, diplomático, de variados grupos de presión, asi como de entidades privadas «periféricas» , que vienen a presionar la República Dominicana para que recibamos y acojamos mayores contingentes de haitianos que huyen despavoridos, ante la prevalencia del orden anárquico y criminal que han establecido las pandillas armadas haitianas.

Los norteamericanos definitivamente, no quieren que sigan llegando a las costas turísticas de Miami, miserables y destartaladas embarcaciones, abarrotadas de haitianos hambrientos.

Desean en cambio, que República Dominicana y otros países del Caribe Centroamérica y México, asuman los flujos cada vez mayores de haitianos, cuya vida se ha hecho insostenible, en el espacio geográfico de dicha nación.

Si buscamos en el genoma social, económico y político de Haití, veremos que la desafortunada explotación financiera francesa durante el siglo XIX y las recurrentes invasiones militares norteamericanas durante el siglo XX, en la práctica tienen relevante responsabilidad en el desastre institucional en que está sumido hoy el pueblo haitiano.

Los organismos multilaterales y regionales competentes para ir en auxilio del pueblo haitiano, mantienen un silencio cómplice e inhumano, frente a la tragedia global en que permanece hundida esa nación. Los países que controlan dichos organismos, solo actúan rápido ante casos como éstos, cuando presumen que sus intereses geopolíticos y económicos, puedan resultar perjudicados.

La imposición de mandatarios en Haití por parte de grupos de presión extranjeros durante los 22 años de este siglo, también tiene un componente de responsabilidad en la situación actual del pueblo haitiano.
Mientas tanto, continúa la canibalización de esa martirizada nación.