EL GRAN INCENDIO DE BARAHONA DE1927

EL GRAN INCENDIO DE BARAHONA DE1927

 

Por: Virgilio Gautreaux P.

Desde hace cierto tiempo estoy elaborando una Breve Historia sobre el Cuerpo de Bomberos de Barahona.
El primer Cuerpo de Bomberos de la Perla del Sur fue creado en el 1929.

Nuestra Barahona sufrió varios incendios a lo largo del tiempo y durante varias décadas el Ayuntamiento local dispuso una serie de medidas tendentes a evitar la ocurrencia de fuego en los hogares. Mediante varias Resoluciones se contemplaban medidas de tipo preventivo que de manera obligatoria debía cumplir la ciudadanía.

Con el desarrollo económico y social que experimentó Barahona luego de la instalación del ingenio Barahona, aumentaron el número de hogares y negocios de diversa índole, especialmente pequeñas y medianas fábricas, establecimientos comerciales, almacenes de madera, así como comercios de combustibles.

Esto impulsó que a partir de la segunda década del siglo pasado, fueran aprobadas otras disposiciones en materia de manejo de combustibles, su ubicación y obligación de informar a las autoridades sobre el tipo de depósito o almacenamiento, el cual debían cumplir los negocios que manipulaban combustibles.

No obstante estos dispositivos, con frecuencia había conatos de incendios y ocasionalmente viviendas o negocios quedaban reducidos a cenizas.
La ciudad continuó creciendo y su dinámica económica y social, razón por la cual el peligro de potenciales incendios era cada vez mayor, a pesar de la preocupación de las autoridades municipales y gubernamentales de la localidad.

Cada incendio hacía más perentoria la necesidad de crear un Cuerpo de Bomberos, como ya estaba ocurriendo en otras localidades del país.
Sin embargo, las estrecheces financieras del Ayuntamiento eran un serio obstáculo para que se cumpliera esta justa aspiración de la colectividad barahonera.

Es en medio de estas dudas, temores y carencias, que el Martes 13 de Septiembre de 1927, se produce un gran incendio en la ciudad de Barahona en un área de varios negocios y numerosas viviendas.
Este fuego por su voracidad y daños causados, tuvo una amplia repercusión a nivel nacional y la prensa de la época se hizo eco de los problemas que pasó nuestra comunidad.

Voy a continuación a insertar la crónica sobre esta tragedia, publicada por el Listín Diario de fecha 19 de Septiembre de 1927, noticia elaborada el dia 15 de dicho mes, por el corresponsal Damiani:

Foto del gran incendio del 13 de Septiembre de 1927 en Barahona, inserta en la Pag. 93 del libro Barahona- Homenaje Fotográfico, del Maestro Don Pedro Vargas Castro.

Serían poco más o menos las 9:30 de la mañana del día Martes y 13 de septiembre de 1927 cuando una gran algarabía popular y una inmensa tromba de humo que se levantaba, avisaron a los habitantes de la ciudad de Barahona que una casa ardía. Inmediatamente los policías nacionales y municipales, hicieron varios tiros al aire, las campanas de la iglesia dejaron oir sus repiques y los vapores que se encontraban en el puerto hicieron prorrumpir en alarma sus sirenas y pitos, todos estos ruidos con el fin de que los habitantes se dieran cuenta de incendio.

CAUSA DEL INCENDIO:

Según se informó la causa que motivó el incendio, fue debida una vez más, a la imprudencia o descuido que sume en la ruina a gran número de honrados y laboriosos comerciantes. Dícese qué en la casa de comercio del Sr. Juventino Fernández se manejaba una cantidad de gasolina, y en ese mismo momento y cerca de tan peligroso líquido inflamable, se hizo fuego con un fósforo, y he allí el siniestro horripilante. En la casa de nombrado Fernández según se desprende, fue donde se inició el incendio. La dicha casa está ubicada en la calle Estrelleta a mitad de la cuadra.

PROPAGACIÓN DEL INCENDIO:

El incendio, en vista de que en esta ciudad no existe el Cuerpo de Bomberos, las casas en su mayoría son de madera y por ese lugar de la ciudad, el agua es escasa tomó proporciones tales que muy pronto se extendió a las casas vecinas que comprendían esa cuadra a las casas del frente y a las manzanas adyacentes, o sea, a las casas de las calles Concordia y Anacaona.
En total de casas incendiadas fue de 21, además para limitar el fuego se destruyeron otras tres.

PERSONAS PERJUDICADAS:

Los damnificados en este infausto acontecimientos son: Juventino Fernández Julio A Baez, Ulises Cuello, Alberto Deñó, Luis Barrera, Abraham Morales, Sócrates Lagares, Abraham Hazoury, Jorge Saba Jacobo Annia, Eloísa Méndez, P. A. Ricart, Francisco Williams, Enrique Quiñones, Juan Fiat, los hermanos Khoury, José Batista hijo y Jesús Morales, todos estos perdieron en casi su totalidad, sus haberes y Jorge Yapul que perdió una parte de su mercancía. Fueron destruidas para aislar el incendio las casas de Miguel Sapeg, la de Conchita viuda Féliz y un garaje de Francisco Demóstenes Matos.

ACTIVIDADES POLICIALES:

Las actividades desplegadas tanto por la Policía Nacional como por la Municipal, son dignas de hacerle mención. Sus jefes respectivos capitán Cocco y el Comisario Fabián, estuvieron en constante lucha desde el principio hasta el fin del incendio, exhortando sus subalternos y al pueblo, a intervenir en la extinción del fuego y evitar que no hubieras robos, cosa esta última que fue imposible impedir en absoluto, pues debido al agotamiento en masa del pueblo que acudía, no era posible la fiscalización policíaca.

ACTIVIDADES DE PARTICULARES:

Son merecedora del aplauso por el arrojo y altruismo en sus actividades empleadas en este incendio, los señores Manuel Moreno hijo, Américo Lora, Manuel Abreu, Chichi Chapman, General Braudilio Féliz-Balen, Conrado Pittaluga, licenciados Salvador González y Gregorio Pimentel, Humberto Noboa, Generoso Abreu y otros muchos que no recuerda la memoria del corresponsal. También es digna de mención la actitud de los señores J Hanselman y Segal, los cuales facilitaron instrumentos para extinguir el fuego y ordenaron a los empleados del Ingenio contribuir con su ayuda personal al apagamiento del incendio.

SERVICIOS MÉDICOS
:
Oportunos y eficaces fueron los servicios médicos prestados a los casi asfixiados del incendio, cuyos servicios fueron prestados por los doctores Barón González, Leguen, Alcides Veloz y E. Melton, este último médico del central azucarero.

PÉRDIDAS:

Por suerte no hubo ninguna perdida humana que lamentar, pero las materiales se calculan en 300,000 dólares.

Esta Desgracia fue lamentada de manera infinita por todos, puesto que lleva a la ruina a varios hogares laboriosos y personas honradas, además de que atrasa sobremanera las actividades vitales de Barahona.

El corresponsal del Listin Diario aprovechaba esta oportunidad para insinuar a quienes correspondía, la formación del Cuerpo de Bomberos la instalación de las bocas de fuego o hidrantes y a establecer depósitos de materias inflamables.

El 14 de Septiembre, dia siguiente de la tragedia, a iniciativa del Ayuntamiento local se reunieron sus autoridades, con los damnificados del incendio el y el Gobernador provincial, el Inspector de Instrucción pública, Portillo Gómez, Don Carlos Díaz hijo, Licenciados Salvador González y Francisco Constanza y otros más, a los fines de gestionar ante el Poder Ejecutivo un préstamo de no menos de 50 mil pesos para repartirlo proporcionalmente entre los damnificados para que éstos nuevamente emprendan la lucha por la vida.

El mismo día del incendio el Gobernador Matos un telegrama a todos los Gobernadores del país cuyo texto es el siguiente:
«Violento incendio ha destruido 20 casas y lámparas de gas kerosene, comercios,, talleres, zapatería, varias casa de familiares, valores comerciales destruidos, ascienden a unos 300,000 y pico de pesos, incluyendo casas particulares»

Al yo revisar la prensa los días siguientes al siniestro, observé que la atención nacional se concentró en Barahona, y por doquier se hicieron una serie de actividades para colaborar con los que perdieron sus pertenencias hogares y capitales.

Como rasgo positivo de esta tragedia, en muy poco tiempo la muy activa y desarrollista Cámara de Comercio de Barahona, asumió directamente los trabajos para la la conformación del Cuerpo de Bomberos de Barahona. En Mayo de 1929 el ayuntamiento de Barahona creó este organismo contra incendios, realizando los los siguientes nombramientos:
Primer Jefe: Sr. Juan Bujosa; Segundo Jefe, José A. Robert y Capitán Ayudante, José de Jesús Altuna.

Como mencionamos más arriba, esto último será detallado mas ampliamente, en un trabajo que actualmente estoy escribiendo.

Saludos cordiales,

Share This Post