Abba inicia una espectacular forma de conciertos virtuales incluyendo hologramas

Abba inicia una espectacular forma de conciertos virtuales incluyendo hologramas

Abba, juntos en público por primera vez 40 años después

Los cuatro componentes de la mítica banda sueca reaparecen en Londres para presentar ‘Voyage’, un disco publicado cuatro décadas después de su última actuación, y un nuevo espectáculo

ABBA en 10 canciones

Tras casi cuatro décadas de silencio y separación, Abba se reúne de nuevo en público. El motivo del reencuentro ha sido la presentación oficial en Londres de Voyage, su último álbum de estudio y espectáculo. Los cuatro miembros de la mítica banda sueca ―Björn Ulvaeus, Anni-Frid Lyngstad, Benny Andersson y Agnetha Fältskog― volvieron a posar juntos y sonrientes en una alfombra roja desde que en noviembre de 1982 actuaran por última vez en The Late, late Breakfast Show de la BBC británica.

Voyage, que ha reunido de vuelta a Abba, es un espectáculo en el que se podrán escuchar las últimas canciones del grupo sueco, a lo largo de hora y media de concierto. Si bien serán las voces actuales de Anni-Frid, Björn, Benny y Agnetha (cuyas iniciales conforman el nombre del grupo, Abba) las que sonarán, no serán ellos en carne y hueso los que se verán en escenario, sino cuatro Abbatars, hologramas que los representan con sus vestimentas y rostros de la década de los setenta. “Pusimos nuestros corazones y nuestras almas en esos avatares y tomarán el relevo”, explicaba antes del estreno Björn Ulvaeus, uno de los miembros del cuarteto escandinavo.

“Creo que todos estamos muy contentos de estar de vuelta en Londres porque no he estado aquí en no sé cuántos años. Es tan agradable ver todas las caras, las expectativas y todo. Va directo a tu corazón”, expresaba Fältskog a las puertas del Abba Arena, el recinto construido de manera exclusiva para el espectáculo.

El reencuentro de los cuatro artistas se ha dejado esperar cuatro décadas por cuestiones profesionales, pero muy vinculadas a lo personal, ya que sus respectivos divorcios afectaron a la convivencia en el grupo y precipitaron su final. Abba era la suma de dos matrimonios: el de Agnetha Fältskog con Björn Ulvaeus y el de Anni-Frid Lyngstad con Benny Andersson. La primera, que estuvo casada entre 1971 y 1980 con Ulvaeus, declaró hace cuatro años en la cadena BBC que en el grupo estaban todos muy cansados y que después de sus respectivas separaciones no había razón para seguir juntos. En 1997, Fältskog trató de arrojar luz sobre su vida en una biografía titulada As I am (como soy). En el libro admitía que también vivió buenos momentos con Abba, como la victoria en Eurovisión en 1974 con la canción Waterloo. La otra pareja del grupo, Lyngstad y Andersson, se divorciarían en 1982 tras nueve años de relación.

A pesar del parón de los últimos 40 años sin material musical nuevo, los fans de Abba han saciado su ausencia a través de formatos como el musical Mamma Mía!, primero en su versión teatral en 1999, de los que llegaron a tener más de 11 montajes diferentes en todo el mundo. Luego llegaría su versión en el cine, en 2008, con Meryl Streep y Pierce Brosnan como protagonistas. Más tarde, en 2010, la banda, que en toda su carrera ha vendido más de 400 millones de discos, ingresaría en el Rock & Roll Hall of Fame.

El rey sueco Carl Gustaf y la reina Silvia en la alfombra roja de la presentación inaugural del espectáculo 'ABBA Voyage' en el ABBA Arena del Queen Elizabeth Olympic Park, en Londres.
El rey sueco Carl Gustaf y la reina Silvia en la alfombra roja de la presentación inaugural del espectáculo ‘ABBA Voyage’ en el ABBA Arena del Queen Elizabeth Olympic Park, en Londres.TOLGA AKMEN (EFE)

En el estreno oficial, celebrado este jueves noche, los componentes de Abba han estado acompañados por los reyes de Suecia, pero también de otros cantantes como Kylie Minogue, la modelo Kate Moss y la actriz Keira Knightley, entre otros. No es extraño que el rey Carlos XVI Gustavo de Suecia y la reina Silvia sean admiradores de la banda pop sueca, ya que la historia de Abba y la suya propia van en paralelo: la canción Dancing Queen sería interpretada por primera vez con motivo del enlace de sus majestades, en junio de 1976.

Al final del concierto, en el que se hizo un repaso de su trayectoria en 20 canciones tan conocidas y queridas como Chiquitita o Mamma Mia!, los miembros reales de Abba subieron al escenario a saludar y agradecer la gran acogida que había tenido el espectáculo. Desde este 27 de mayo y hasta el próximo octubre, los fans de la banda sueca podrán disfrutar de un concierto diario como el de la pasada noche.

Share This Post