BARAHONA: CIEN AÑOS LUCHANDO POR SUS AGUAS

BARAHONA: CIEN AÑOS LUCHANDO POR  SUS AGUAS

 

 

Por Virgilio Gautreaux P.

 

Introducción

 

 

Con ese título el periódico azuano La Hora publicó en su primera página unas interesantes notas sobre la situación del agua en la provincia de Barahona, la cual estaba seriamente amenazada por las pretensiones del ingenio azucarero de apropiarse de la mayor cantidad posible del Río Yaque del Sur en el valle de Neiba, contemplando además monopolizar también en su beneficio, las aguas del Río Birán que eran ampliamente utilizadas por los pobladores de dicha localidad para atender sus necesidades básicas.

 

Los productores agrícolas del valle de Neiba, así como los de  Barahona y numerosas comunidades enfrentaban la posibilidad de que el ingenio los dejara sin agua.

 

En apoyo al central azucarero el gobierno militar Yanqui de ocupación, promulgó la Ley de «regiones áridas o semiáridas», mediante la cual derechos consuetudinarios en torno a las riberas de los ríos, humedales charcos y lagunas pasaron del usufructo público, a control directo del gobierno invasor, el cual por supuesto puso los recursos hídricos de la zona, al servicio del ingenio Barahona.

 

El artículo 3 de esta ley establecía  que ninguna finca ubicada en las denominadas regiones áridas o semiáridas tenía derecho a una mayor cantidad de agua de la que razonablemente necesitaba. La facultad de determinar los requerimientos de agua por tipo de cultivo pasó a ser atribución del Poder Ejecutivo, es decir del jefe militar del gobierno de ocupación.

 

No conformes con este despojo, los propietarios del ingenio llegaron al atrevimiento, incluso, de ir a San Juan de la Maguana a medir los flujos de agua de sus numerosos ríos y a calcular la cantidad del líquido que utilizaban los agricultores en sus predios, según el tipo de rubro sembrado en el Valle de San Juan, para así determinar el nivel general de consumo, para asegurarse  recibir los 21 metros cúbicos por segundo de agua que el gobierno militar le había aprobado.

 

Los barahoneros, los sanjuaneros y los azuanos, emprendieron campañas de lucha contra las agresiones del gobierno militar y el ingenio, en los medios de comunicación de San Juan y Azua se publicaron artículos comentarios y editoriales contra la política del central azucarero de apropiarse las aguas de los ríos de las dos provincias.

 

 

En el periódico azuano LA HORA correspondiente al 21 de Abril de 1921, encontramos en su primera página una nota que lleva por título SECUESTRO DE BARAHONA, el cual a continuación transcribimos:

 

Cuando algunos dominicanos usando prolijamente de la falsificación de títulos, vendieron las tierras de Barahona [al ingenio], no se vio tan preciso la intensidad del daño ocasionado a los intereses públicos, aunque se había despojado con malicia Florentina a muchos pequeños propietarios de su hacienda.

 

Después, cuando el gobierno de Fuerza, sanciona la poda desoyendo la propuesta de aquellos habitantes; cuando se usó la expropiación violenta sin temor a que después cayeran bajo los golpes del Derecho aquellas disposiciones malsanas; entonces el espíritu de la justicia se alzó indignado para apostrofar.

 

Barahona y gran parte de la región sureña son la entraña propicia donde pega sus tentáculos el pulpo de esa compañía.

El río Yaque, única vena de agua que abastece y fecunda mejor aquellos lares, ha pasado en virtud de un Úkase (proclamación de una Ley por un poderoso), a ser  propiedad de los explotadores. Esa disposición que violenta abiertamente el derecho más rudimentario del hombre…. esa manera de una mano que estrangula el cuello de la víctima propicia. No creemos que en ningún pueblo civilizado se perpetre semejante atentado contra la propiedad pública. Nosotros entendemos que las aguas del Yaque pertenecen exclusivamente al pueblo y no pueden pasar por ningún concepto, a ser usufructo de asociaciones particulares. Ese despojo tan violento que parece increíble, sancionado por una disposición militar, mantiene sumida en el espanto la conciencia del pueblo dominicano.

 

Pedimos a la prensa del país y a la del mundo que diga de estos actos insólitos.

 

Azua, 21 de Abril 1921.

 

 

A cien años de estos acontecimientos, serias amenazas se ciernen contra la cantidad de agua que deberán recibir los productores agropecuarios de nuestro valle de Neiba, con la construcción de la Presa de Monte Grande. Está contemplado incorporar a la producción importantes áreas, como forma de impulsar la economía y el empleo en las provincias que recibirán las aguas. Los productores de estas  zonas, los grupos desarrollistas y las asociaciones campesinas, reclaman que el gobierno implemente un Plan Integral de Desarrollo del Valle de Neiba, donde deben intervenir las instituciones oficiales competentes del Sector agropecuario.

 

Estamos hablando de un programa similar al Proyecto Yaque del Sur-Azua (YSURA), que luego de su implementación, con el paso del tiempo, ha logrado importantes metas y contribuido a sacar muchos productores de la miseria en que estuvieron sometidos por décadas.

 

 

Para la elaboración de esta estrategia de desarrollo integral del valle de Neiba, el gobierno dominicano tiene que gestionar rápidamente programas de  cooperación técnica con el Banco Interamericano de Desarrollo-BID, el Banco Centroamericano de Integración Económica-BCIE, el Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas-IICA, el PNUD, el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola-FIDA,  el Banco Mundial y agencias de cooperación de España, México, Brasil, entre otras. La plataforma técnica resultante de los estudios, así como la Oficina Coordinadora del Proyecto, su personal profesional y oficinas,  debe estar concluida previo a la finalización de los trabajos de construcción de la presa.

 

LA CONSTRUCCIÓN DE LA PRESA SE HA PARALIZADO EN VARIAS OCASIONES

 

 

Con este vasto plan, los productores agropecuarios, los desarrollistas, el empresariado comercial y la sociedad civil  de las tres provincias del valle, enfrentan las pretensiones de grupos capitalistas monopólicos de apropiarse de las mejores tierras, para sembrarlas de caña y tomates, cultivos éstos que además de sumir en la miseria los obreros agrícolas,  imposibilitan el desarrollo sostenible integral y personal de los productores y sus familias.

 

La presa de Monte Grande es una obra costosa, financiada por el pueblo dominicano, que deberá pagarla. Nunca ha estado en el ánimo de nosotros los sureños, contribuir a que monopolios que pagan salarios de miseria, se hagan más ricos aprovechando exclusivamente infraestructuras que deben servir de plataforma a una estrategia para combatir la pobreza en el Valle de Neiba.

 

Resulta también igualmente sorprendente que 100 años después de esta grave situación que plantea el periódico azuano LA HORA, los y las barahoneras, estemos librando en el 2021 una batalla campal contra la BELFOND ENTERPRISES, que actualmente está destruyendo la Sierra de Bahoruco, que es  la fuente más importante de agua para decenas de miles de personas que viven desde la ciudad de Barahona, hasta el Municipio de Oviedo, en Pedernales.

 

LA BELFOND ESTÁ CONVIRTIENDO EN POLVO BLANCO NUESTROS VERDES BOSQUES PRODUCTORES DE AGUA Y VIDA SILVESTRE

 

 

En esta seria confrontación este grupo depredador ambiental,  cuenta con aliados pagados dentro del gobierno central, periodistas, alguna  gente llana del pueblo engañada que recibe sus migajas, así como humildes campesinos que han sido desinformados por la misma empresa que en muy pocos años les desalojarán y  destruirán sus predios.

 

El momento es de incrementar las acciones de resistencia tendentes a la paralización DEFINITIVA de la explotación que actualmente está realizando la BELFOND ENTERPRISES, en el Bahoruco Oriental, donde ha destruido y convertirlo en polvo blanco numerosa de montañas, anteriormente cubiertas de verdes bosques productores de agua, que eran asiento de un ecosistema rico en fauna y flora, que además creaba condiciones de humedad que facilitaban una diversidad biótica, muy admirada  por biólogos, fotógrafos,  ecologistas y amantes de la naturaleza.

 

Un conjunto de organizaciones cívicas, religiosas y populares, en    alianza con grupos ambientales de la Región Enriquillo, logró   paralizar los embarques de roca caliza por el puerto de Barahona, mediante marchas, cacerolazos, jornadas religiosas y campañas informativas a la población.

 

El pueblo de Barahona y la población de sus municipios costeros,   arreciarán su lucha contra la BELFOND, conscientes de su importancia ecológica, la producción de agua y que en sus verdes lomas hoy seriamente amenazadas, encuentran su sustento miles y miles de productores agrícolas y sus familias.

 

FUERA BELFOND !!!!!

 

 

 

VGP-11 JULIO 2021

Share This Post