Nuestras Glorias: Norman James Nisbitt (Namón)

por Rafael Matos Féliz

Norman Henry James Nisbitt (Namón), nació en el Batey Central el día 18 de septiembre del año 1934 y fueron sus padres, los señores Sony James y Liliana Nisbitt. Namón James es parte de la Dinastía de los James, pues él es hermano de Leonardo (Lió), Teófilo (Tió) y Albot; estelares jugadores de béisbol del Batey Central y de Barahona.

A la primera escuela a la que asistió para tomar sus cursos de primaria, fue la Escuela que estaba en la Sexta Avenida del Batey Central, a la cual se le llamó Anaíma Tejada. En esa escuela, Namón alcanzó el 8vo Curso. Durante ese tiempo, además de las actividades escolares, se dedicaba también al juego de pelota en los lugares cercanos y usando para ello, solares y calles. Se tiene establecido, que los niños jugaban con lo que apareciera. Bates de palos y tablas, pelotas de trapos y de hilos y los guantes eran trochas (de telas y lonas).

Para esa época, y por la necesidad y demanda de los equipos requeridos para jugar, el señor Chichi Wellington-Challenge, se especializó en la confección de los guantes o trochas, hechos de telas y de lonas; por lo que de esta forma tenía asegurada una actividad, que se hizo permanente en toda la barriada y en toda la provincia.

Mientras pasaba el tiempo, Namón se situaba como una tercera base de calidad y es así cómo llamaba la atención en las competencias y torneos intramuros. Cuando llega a alcanzar los 18 años de edad (1952), entra a laborar al Ingenio Barahona como obrero en el área de fabricación del azúcar. Labor esta que compartía con el béisbol. Cuando tiene los 25 años (1959) pasa a ser parte de la Selección del equipo de Béisbol Amateur de Barahona y ahora descolla y participa contra novenas de toda la región

Jugando con el equipo amateur de Barahona se enfrentó a las novenas de San Juan, de Azua, de Bani, de Las Matas de Farfán, de Elías Piña y de otros pueblos. Entre sus compañeros de juego recuerda a otras glorias deportivas como fueron: Aramis Marmolejos, Cri-Crí Canario, Joselín Cavallo, Miguel Coiscou, entre otros. Siempre se desempeñó como tercera base del equipo y siempre aportó a la causa de su escuadra. Su promedio de bateo rondaba entre 270 y 280 de average.

Para los finales de la década de los años 60, Namón James se enrola en el softball y aquí también descolla como buen deportista. Con el equipo de softball del Batey Central se le conocía como buen bateador. Para esa época, la modalidad de lanzar con “molinete” no era muy conocida, pero Namón se sabía defender con esos lanzamientos, le pegaba bien a la bola.

En el 1967, la Selección de Softball fue a un torneo en Panamá. Allí, la competencia era con lanzamiento de la modalidad molinete, con la cual los equipos de otros países tenían mucha experiencia de juego. En cambio, el equipo dominicano no tenía esa gran experiencia y eso significó la derrota de los nacionales, a pesar de ello, Norman James fue el mejor bateador dominicano, con tres hits.

En otra ocasión, Alfredito Patnella agenció la formación de un equipo de softball del Batey Central y en un torneo contra el equipo “Batallón del Ejército”, jugando en el estadio del Batey, Namón por el Batey y colocado como 8vo bate, en el primer juego de la competencia, disparó tres sencillos. Otro hecho que llamó la atención fue que en uno de sus turnos pegó un metrallazo, que solo la agilidad y velocidad de Femo Petterson, con su cuerpo espigado y largos brazos, logró atrapar la bola casi fuera de la valla del play, quitándole un seguro home run. A partir de ahí, Namón pasó a tener el tercer turno al bate del equipo.

En marzo del 1967, la Liga de Softball de Barahona lo reconoce con un Pergamino “Como el Jugador Más Valioso”. Luego, en el 2015, el Comité de Coordinación Deportiva de Villa Central, le otorga un Reconocimiento por ser una de las “Grandes Figuras Históricas del Béisbol”. Después de pasar 44 años laborando en el Ingenio, se le pensiona (1996).

Norman James (Namón) es una persona ordenada, sensible, decente. Vive con su esposa Clara María Benjamín en la sexta avenida del batey Central y han procreado 5 hijos, que son: Ketty, Abraham, Norman (Chichi), Dorca y Yajaira. Hoy con 86 años y con buena salud, él y su esposa, son pastores de la Iglesia de Dios “Puerta de Salvación” del Barrio Miramar en Villa Central.

¡¡NORMAN JAMES, ERES GLORIA DEL DEPORTE Y UN EJEMPLO DE VIDA SANA!!

 

 

Share This Post