BELFOND ENTERPRISES DESTRUIRÁ LAS MONTAÑAS DEL MONUMENTO NATURAL PADRE MIGUEL DOMINGO FUERTES

BELFOND ENTERPRISES DESTRUIRÁ LAS MONTAÑAS DEL MONUMENTO NATURAL PADRE MIGUEL DOMINGO FUERTES

Por: Ing. Carlos Manuel Diloné/fuente: FAMILIA BATEYERA

“Cuando hayas cortado el último árbol, contaminado el último río y pescado el último pez, te darás cuenta de que el dinero no se puede comer”.

Mediante el Artículo 11, del Decreto No. 233-96, del 3 de Julio del año 1996, fue creada la Reserva Biológica (CATEGORIA 1B/UICN)* denominada «PADRE MIGUEL DOMING0 FUERTES», en la Provincia Barahona, destinada a proteger el patrimonio biológico contenido en las montañas Pie de Palo, La Trocha de Pey y Remigio, en la parte oriental de la Sierra de Bahoruco. “Se conservará íntegramente el bosque nublado existente entre las lomas Pie de Palo, Trocha de Pey y Remigio y se manejará como zonas de recuperación o de uso sostenible todas las áreas que se encuentren dentro de esta área protegida y que hayan sido o estén siendo afectadas por el conuquismo o los cafetales”, ordenaba este Decreto.

Posteriormente, amparado en el Artículo 37, de la Ley Sectorial de Áreas Protegidas, Ley No.202-04, del 30 de Julio del año 2004, se modifica su categoría y se le confiere la “CATEGORIA III: MONUMENTOS NATURALES”, la que ostenta hoy en día. Este Monumento Natural Miguel Domingo Fuertes, está catalogado por el Critical Ecosystem Partnership Fund, como el área de biodiversidad No.1 en prioridad de toda la región del Caribe, siendo un espacio importantísimo para la conservación de las aves, una categoría de carácter internacional, otorgada a lugares relevantes del planeta en este renglón. Su territorio, con un área de superficie de unos de 33.5 Km2, provee el hábitat al 25% del total de las especies reportadas en el País y alberga 29 de las 31 especies endémicas de la Isla. Es también, refugio de especies en peligro de extinción e invernal de numerosas especies migratorias.

Frecuentemente se afirma que “las montañas son las torres de agua de la naturaleza, porque interceptan el aire que circula por el planeta y lo obligan a subir, donde se condensa formando nubes que producen lluvia y nieve”. Este monumento natural, ecosistema especial y particular de la geografía dominicana, alberga: Bosques de manaclas, bosque primario de la cima, bosque secundario establecido y bosque secundario tardío. “Está localizado en la parte oriental de la Sierra de Bahoruco, constituyendo un macizo montañoso en forma de T, perteneciente a la jurisdicción de la Provincia de Barahona, teniendo comunidades adyacentes a: Cabral, Polo, Paraíso, Bahoruco, La Ciénaga, San Rafael, entre otras más”.

De esta forma, el conjunto de montañas que integran el Monumento Natural Miguel Domingo Fuertes, de manera directa (Las Montañas Pie de Palo, con 1605 metros de altura, Trocha de Pey, con 1476 metros de altura y Remigio, con 1,287 metros de altura), y las montañas circundantes (José Joaquín, Paimingo y Palo Veinte), se convierten en un enorme reservorio, que capta a altitudes muy elevadas, las aguas que fluyen por gravedad hacia toda la red fluvial o las faldas acuíferas subterráneas, con destino a las tierras bajas,  suministrando el insumo que arrastran los ríos, arroyos, escorrentías y cañadas siguientes: Las Auyamas, Los Chupaderos, Los Lirios, Bahoruco, Nizaito, Palomino, San Rafael, Riocito, Los Patos, Birán, Brazo Seco, Blanco, Mata de Maíz, La Plaza, Bija, Filipinas, Ciénaga, Maluca, La Cabria, entre muchísimos otros.

Las diversas zonas de vida presentes en el área protegida, dan lugar a variaciones del régimen de lluvias con precipitaciones que oscilan entre los 800 a los 2,200 mms/año y temperaturas promedio al año entre 150 y 200Celsius.

Área de influencia del Monumento Natural Miguel Domingo Fuertes

La montaña Pie de Palo, aledaña a las lomas Trocha de Pey y Remigio, de cuyos senos surgen los nacimientos del Río Bahoruco y numerosas escorrentías que alimentan el Río Nizaito, es un denso bosque nublado habitan la Obolinga (Obolinga zanoni) y el Ébano Amarillo (Magnolia hamori) Ébano (Magnolia Pallescens), Yagrumo (Cecropia peltata), Manacla (Prestoea montana), Cabirma (Guarea guidonea), Laurel (Ocotea leucoxylon), Cadillo (Urena lobata), Palo de burro (Dendropanax arboreus), Chicharrón (Hyeronima domingensis) y una palmera endémica de esa zona denominada Reinihardtia palewo skana.

En Octubre del año 2015, el Ministerio de Energía y Minas hizo entrega de la concesión para la explotación de carbonato de calcio a la  sociedad comercial  BELFOND ENTERPRISE, cuya mina opera en la sección Las Filipinas, paraje La Isleta y Los chupaderos en la provincia de Barahona. En esa ocasión los permisos incluyeron una extensión superficial de sesenta hectáreas mineras (una hectárea minera es un cuadrado en la superficie de 100 metros de lado), y un período de 75 años de vigencia, esta documentación fue recibida por el presidente-fundador James Snyder y Julio Helena, gerente general de Belfond.

La mina de Carbonato de Calcio, que Belfond Enterprises pretende explotar a cielo abierto, está muy cercana a la Mina de Larimar, por lo que cualquier desastre en la primera impactaría negativamente en la segunda. De este Monumento Natural Miguel Fuertes, parten más del 50% de todos los ríos, arroyos y escorrentías de la región Enriquillo, los que serán borrados de la faz de la tierra, de materializarse la anunciada explotación del Carbonato de Calcio.

Muestra de la cercanía con las minas de Larimar

El pecado de Barahona, lo constituye su gran riqueza; en la búsqueda desesperada y afanosa de esta riqueza, los cirujanos de Belfond Enterprises están preparando la sala de cirugía donde colocarán este conjunto de montañas para aniquilarla sin piedad, sin estudio de impacto ambiental, pero con sedantes y sueros, para hacernos creer que la tienen dormida, entonces nos dejarán las montañas de sufrimientos, los macizos de más miserias, los ríos desaparecidos, con un clima inhóspito y una agricultura trastocada, donde, a lo mejor, también mueran los cafetales de la zona.

Preparados para aniquilar la montaña

El cortejo fúnebre de este conjunto de montañas, partirá desde el Monumento Natural Padre Miguel Domingo Fuertes, destruyendo todo lo que encuentre en su paso, será destruida Playa Saladilla, la Avenida Enriquillo o Malecón de Barahona, con todos los hoteles y viviendas ubicadas en el trayecto, introduciendo, para ello, una infinidad de volquetas o camiones, que cargados de Carbonato de Calcio, esparcirán el polvo blanco sobre la ciudad (haciéndonos recordar el polvo de Sal y Yeso que durante años afectó a nuestra ciudad), hasta el destino de traslado del cadáver, el Puerto de Barahona, por esta operación la Belfond Enterprises, recibirá pingües beneficios durante 75 años, que es donde se decretará la muerte inminente de nuestros ríos, arroyos, cañadas y acuíferos.

De esta manera está la montaña, después que Belfond la violara buscando su riqueza.

Para los entendidos, “no es sorprendente que, en las regiones áridas y semiáridas, del 70 al 90 por ciento del caudal de los ríos baje de las montañas”. Incluso en las zonas templadas, del 30 al 60 por ciento del agua dulce, suele llegar de las cuencas hidrográficas de las tierras altas.

En efecto, todos los ríos importantes del mundo nacen en las montañas, y una de cada dos personas del planeta depende de una forma u otra, del agua de las montañas: para beber, para obtener energía o ingresos, para producir alimentos.

Las comunidades, situadas en la Región de Enriquillo, poseen una creciente demanda de agua dulce, que aumenta cada vez más debido al cambio climático, al crecimiento vegetativo de la población; así como a los procesos de desarrollo en que se encuentran inmersas esas comunidades (nuevos hoteles, empresas, escuelas, hospitales, viviendas). Los expertos sobre el Cambio Climático calculan que, por cada grado de aumento de temperatura, un 7% de la población mundial tendrá que hacer frente a un descenso del 20% en los recursos renovables de agua.

El Agua: Líquido Valioso y Finito

La importancia del agua, para la supervivencia del ser humano y las especies del planeta, no admite ningún tipo de discusión. En todo el mundo, el agua dulce es esencial para la higiene y salubridad, proporciona alrededor del 12 por ciento del pescado que consume la población; el 20 por ciento de la energía eléctrica, y cerca del 40 por ciento de la producción de alimentos en sistemas de riego. Además, es el recurso estructurante que da vida a los procesos naturales y sociales en los territorios.

El Monumento Natural contiene fuentes acuíferas de gran relevancia para los pueblos adyacentes al área protegida y sus actividades productivas. Se destaca la cuenca del Río Nizaito, que posee el mayor caudal de la Región, y del cual se benefician las comunidades de: Polo, Paraíso, Villa Nizao, Juancho y Oviedo. Además, están las cuencas de los ríos Palomino y Bahoruco; el primero, suple de agua para el consumo doméstico a la ciudad de Barahona; el segundo, a pesar de ser bastante corto, posee un caudal permanente y las cañadas que le dan origen, nacen a más de 1,000 metros de altura, entre las lomas Remigio y Pie de Palo.

Río Nizaito corriendo por el Monumento Natural

En Barahona, cada vez se hace más evidente que sin una ordenación sostenible de este recurso finito, los problemas que están presentándose en el suministro de agua se agravarán, con serias consecuencias para la agricultura y la seguridad alimentaria, especialmente en todo el litoral costero de la provincia.

Hoy en día, la sorpresa del mundo es que ya el agua se negocia en Wall Street (bolsa de valores). “El agua, la base de la vida en la Tierra, comenzó este lunes a cotizar en el mercado de futuros de materias primas debido a la escasez de este bien, cuyo precio fluctuará ahora como lo hacen el petróleo, el oro o el trigo”. El nuevo futuro spot está asociado al mercado del agua de US$1,100 millones en California, el mayor mercado agrícola de EE. UU. Los suministros enfrentan crecientes amenazas por el cambio climático, el aumento de la población y la contaminación de la minería y la agricultura dijo la ONU.

En todo el planeta, 1,200 millones de personas, aproximadamente, carecen de suministro de agua apta para el consumo. Una cifra desproporcionada de personas vive en países en desarrollo, con tanta escasez de agua, que hace muy difícil la producción de alimentos y, sobre todo, el desarrollar una economía estable.

El Impacto de la Montaña

Al contrario de lo que podría parecer, las montañas son ecosistemas frágiles. Su verticalidad, su perfil, las salientes, las cumbres y las mesetas hacen inestable la superficie. El suelo de las montañas, que se forma lentamente debido a la altura y el frío, suele ser reciente, tener poca profundidad, estar poco arraigado y sujeto a la erosión.

Las actividades humanas pueden alterar el delicado equilibrio de los ecosistemas montañosos. La deforestación de los bosques de altura, la minería, la agricultura insostenible, la urbanización y el calentamiento del planeta están cobrando su cuota a las cuencas hidrográficas, y los efectos relacionados con el agua, recaen en la población y los ecosistemas de río abajo.

«Todo lo que pasa en las cuencas hidrográficas de las tierras altas repercute con gran fuerza en las zonas de río abajo». «Con frecuencia, la salud de toda una cuenca hidrográfica depende de impedir la degradación ambiental en esas zonas».

Así está la montaña, hoy en día, después que Belfond penetrara en su vientre.

Cuando los ecosistemas de las montañas son sanos, disminuyen la erosión del suelo, la sedimentación en los depósitos de agua y los peligros de deslaves e inundaciones, problemas que constituyen un peligro para el suministro de agua río abajo.

Sin embargo, la población de las montañas suele ser de las más pobres y desfavorecidas del mundo en desarrollo: la pobreza, el aislamiento, el crecimiento demográfico y la falta de acceso a tierras están impulsando a muchas personas de las montañas a adoptar estrategias agrícolas y de supervivencia nocivas para el medio ambiente.

“Las poblaciones de todo el mundo han visto siempre en las montañas la fuente del agua, la vida, la fertilidad y el bienestar en general. Las montañas han sido y en algunos lugares siguen siendo veneradas como sede de deidades y como generadoras de las nubes y la lluvia que alimentan los manantiales, ríos y lagos imprescindibles para la existencia misma de las sociedades”.

De esta manera, el desafío no sólo consiste en proteger los ecosistemas montañosos, sino en lograr que las comunidades participen en esta empresa, de forma tal que sea apropiada cultural y económicamente, y en fortalecer sus medios de subsistencia en forma sostenible.

Aportando Soluciones

En el Reconocimiento Geológico de la República Dominicana, realizado durante el año 1919, por los geólogos norteamericanos, T. W. Vaughan, Wythe Cooke, D. D. Condit, C. P. Ross, W. P. Woodring y F. C. Calkins, se detalla de manera minuciosa y muy ampliamente, la gran cantidad de montañas calizas que circundan el lago Enriquillo, y lo hacen documentado en los análisis de muestras recogidas en la zona Enriquillo, de fósiles, rocas, minerales, etc., remitidas al laboratorio de geología de Washington, donde fueron estudiadas de manera minuciosa, estableciendo, entre otras cosas, que: “El desagüe procedente de las montañas de caliza circundantes ha producido un aumento en el tanto por ciento de calcio”.

En la zona del Lago Enriquillo, existen muchísimas montañas de calizas, llenas de Carbonato de Calcio, por lo que Belfond Enterprises, bien pudiera explotar estas minas, sin impactos tan negativos para los ríos de la cuenca de la Región Enriquillo, de modo que se preserven las montañas productoras de agua dulce, respetando el ordenamiento de las cuencas hidrográficas de la zona. Además, esa compañía minera puede construir un muelle en Punta Manzanillo, situado entre el Batey Central y Habanero, en esa zona existe un calado natural de unos 11 metros de profundidad (según los entendidos), de modo que, al exportar el Carbonato de Calcio, no contaminen la ciudad de Barahona ni destruyan nuestra mayor riqueza.

Así continúan destruyendo la montaña

«El agua es esencial para la vida humana, y la salud de los ecosistemas montañosos es esencial para el suministro mundial de agua. Al cuidar las montañas del mundo contribuimos a asegurar la supervivencia a largo plazo de todo lo que tiene que ver con ellas, comprendidos nosotros mismos».

Share This Post