Nuestras Glorias: Wildrido Heyer

Nuestras Glorias: Wildrido Heyer

por Rafael Matos Feliz

Wilfrido Heyer nació en Barahona el 22 de diciembre del 1927. Sus padres fueron los señores, Charles Heyer, holandés, y Colombina Díaz, dominicana de ascendencia española. Su padre fue Capitán del Puerto de Barahona y conducía el Remolcador de la época, que ayudaba a atracar los barcos en el puerto.

Cuando Wilfrido llegó al 5to curso se interesó en jugar pelota. Se desempeñó como jugador de pequeñas ligas y más tarde juega del equipo juvenil de Barahona. Fue right field y se hizo famoso, por sus atrapadas, que eran magistrales. Después pasó a jugar como pitcher y también en esta posición se destacó como una estrella. Para esa época se jugaba en el terreno que luego pasó a ser el Mercado de Villa Estela.

Además de su labor como deportista, se dedicaba a enseñar y a entrenar a niños y jóvenes el apasionante mundo del béisbol. Esa faena la realizaba con gran entusiasmo y es por ello, que a Wilfrido Heyer se le considera el primer entrenador de béisbol para niños y jóvenes de la provincia de Barahona.

En el 1945, jugó para el equipo de la Escuela Normal “Generalísimo Trujillo”. Se recuerda que en un torneo contra el equipo de la Escuela Graduada de Varones “El Benefactor”, se enfrentó contra el estelar, Paleta Medrano. Wilfrido abrió el juego por los Normalistas, pero Paleta ganó el juego a favor de los Graduados. El torneo se celebró en el mismo terreno del antiguo mercado de Villa Estela.

En 1946 jugó para el equipo “Siboney” contra el equipo de “Los Bomberos”. En esa ocasión pichó por su equipo y le ganó a Los Bomberos. También en el mismo juego, “Come azúcar” pegó tres hits para ayudar a la causa de su equipo y de Wilfrido. Según las crónicas del momento, publicada en el libro Pasión Deportiva de la autoría de Manuel Joaquín Báez Vargas, tanto Femo Petterson como Manuel Come azúcar fueron los mejores jugadores del día.

Posteriormente, Wilfrido pasa a la selección Amateur de Barahona y ahora los intercambios se daban en el terreno que estaba detrás del mercado público de Barahona. También, y a partir de ese momento (1946), se enfrentó contra los equipos de Bani, Azua, San Juan y otros pueblos, siendo Rafael Altuna el manager del equipo barahonero. A Wilfrido sus compañeros cariñosamente le llamaban “Loro”.

Como amateur, en el 1946, Wilfrido Heyer le pichó a San Juan, y le ponchó 13 bateadores, ganando el juego de la mañana, con balance de 6 a 2. Luego, el juego de la tarde lo ganó el estelar Paleta Medrano, con final de 9 a 0. Con esos dos colosos, Wilfrido y Paleta, no había equipo que saliera airoso. Tanto Wilfrido como Hendrick, su hermano, eran destacados jugadores, razón por la cual no les permitían salir a jugar torneos a Estados Unidos, pues el tirano Trujillo no quería que los norteamericanos se fijaran en los buenos jugadores para que no los contrataran.

Una anécdota que se recuerda de Wilfrido señala lo siguiente: Jugando en San Juan de la Maguana y en la posición de right field, un batazo elevado que perseguía y llegando hasta la cerca se quedó clavado por el cuello, pues la cerca del estadio era de alambre de púas. Eso determinó que dejara de jugar ese día, pues quedó mal herido.

En el 1948, siendo Barahona “Campeones del Sur”, se enfrenta a Santiago que quedó como “Campeones del Norte”, para decidir el “Campeón Amateur de República Dominicana”, Wilfrido participó en los dos juegos como jardinero contra el equipo de Santiago. Fue en esos intercambios deportivos, que al final de los mismos devino en la Tragedia de Rio Verde, en la cual fallecieron casi todos los deportistas de Santiago, excepto Enrique Lantigua (El Mariscal). Después de esa tragedia, Wilfrido no volvió a jugar más, pues quedó muy marcado.

El barahonero Alfredo Ferreras, pondera que: “Merecen estar en un monumento deportivo esas dinastías beisboleras que nos cubrieron de gloria: Los James (Albot, Norman, Lió, Teófilo, Cardín y Sony), los Martínez (Neris, Lulin, Fuche y Teodoro), los Heyer (Hendrick y Wilfrido)”.

Wilfrido trabajó para el Ingenio Barahona como contador de los sacos de azúcar producidos y guardados en almacén. Luego se desempeñó como Cajero del Banco de Reservas y siempre se distinguió como un caballero muy servicial, decente y atento. Se casó con la señora Rosa Wyatt y con ella procreó a su hija Adelaida y otra niña que falleció a corta edad, afectada de colerín. También procreó a Charles con la señora llamada Lilian. Wilfrido Heyer falleció el día 24 de agosto del año 2001.

 

¡¡WILFRIDO HEYER, HONRASTE EL DEPORTE Y LA VIDA SANA, HONOR A TI!!

 

Share This Post