Un 17 de octubre, un gran barahonero nos dejó

 Publicado el 12 de octubre 2007/El Nuevo Diario
por Mayobanex De Jesús Laurens.
Su contribución a la sociedad barahonera es inmensa. Formó parte de todos los consejos de administración de las instituciones sin fines de lucro de la provincia, cuya presencia era el aval para que las mismas sean bien administradas y se destacaran.

Junto a un grupo de notables de la época gestionaron un centro universitario para Barahona. Gracias a ese esfuerzo nace el Centro Universitario Regional del Suroeste-CURSO. El Patronato Nacional de Ciegos estuvo entre las instituciones que, gracias a su entrega y sacrificio, logró conseguirle múltiples aportes realizados por personalidades e instituciones. Sus contribuciones siempre se hacían sentir, pues nunca escatimó esfuerzo para socorrer a las entidades que requerían su ayuda.

El Centro de Rehabilitación, el Cuerpo de Bomberos, la Banda de Música, la Defensa Civil, la Cruz Roja, entre otras instituciones de carácter social formaban parte de su vida. Su agenda detrás del escritorio de su oficina le servía para anotar todas las actividades en que debía participar a diario. El Club Rotario, Cobo Club, Club de Leones, fueron lugar de encuentros de su trajinar en pos de hacer cada vez más amigos y contribuir con el fortalecimiento de cada una de esas instituciones.
Graduado en 1941 de doctor en farmacias y ciencias químicas, su profesión le permitió dedicarse al oficio de farmacéutico, instalando un negocio de esta naturaleza en la calle Jaime Mota, esquina María Montez. Aquí levantó su familia junto a su esposa.
Era hombre de unas relaciones humanas extraordinarias. De vasta cultura. La lectura era su hobby favorito. En su biblioteca personal no faltaba un clásico. Me hablaba con insistencia de cada uno de ellos. Tenía un profundo dominio de la gramática. Conversaba leyéndote los labios y corregía de inmediato cualquier palabra mal pronunciada. Muchos fueron los escritores de la provincia y la región que lo utilizaban como corrector de estilo, debido a su agudeza gramatical. Cada obra de Don Negro Suero pasaba primero por su revisión.
Gustaba de la política. Militó en el Movimiento 14 de Junio y fue perseguido por la Tiranía. Crítico de la época del oscurantismo de los 12 Años de Balaguer. Defensor del gobierno de los 7 meses y de los principios bochistas. Muy a pesar de su simpatía partidaria, ayudaba en colaboración a todas las organizaciones políticas que le solicitaban su colaboración. Sin duda un gran munícipe y un extraordinario barahonero.
El 17 de octubre del año 2002 dijo adiós. La banda de música acompañaban a los bomberos en el recorrido hacia su morada final. Su querida UASD lo acogió en el Campus I del CURSO, del cual fue fundador y miembro permanente de su Patronato. Toda su familia y la comunidad barahonera hoy le recuerda. Doña Milquella sigue sintiendo la pérdida irreparable, pero revive sus virtudes. Sus hijos les dan el aliento para sobreponerse y continuar al frente de la farmacia y la familia. Toñito, Selma, Carmen, Rafael, Karel, guardan el orgullo de haber tenido un gran padre y un ser sin igual.
Siempre te recordaremos, Don Antonio Méndez, gran hombre de bien.

Share This Post