La instalación de Pedro Martínez en Cooperstown.

IMG_2567 (1)
Por Praede Olivero Féliz
Este domingo 26 de julio 2015, día del padre, Pedro Martínez, uno de los jugadores de béisbol más destacados del mundo, entra al nicho de los inmortales.
Mi primera intención era ir a esa pequeña villa, ubicada en el condado de Otsego, en el Estado de New York, para acompañar a Pedro el grande;  pero no podré viajar en esta ocasión.
Sin embargo mantengo las antenas altas y los ojos bien abiertos sobre el acontecimiento, siguiendo la crónica deportiva y los pronunciamientos de Pedro Martínez.
Los dominicanos que han confirmado su asistencia a Cooperstown, son muchos, la prensa nacional e internacional estará allí y el mundo verá una vez más como la humildad llega a la cima.
Pedro, principal admirador de su maestro y hermano Ramón Martínez, ha dicho que quiere el mejor trato para su gente, para los dominicanos que le acompañarán, demostrando una vez más que su patria y su gente es primero.
He tenido varias oportunidades de compartir con Pedro, al igual que Engels mi hijo, cuando jugaba béisbol y mi hija Geisa Sojailin, siendo el testimonio el mismo, se trata de un inspirador de un gran ser humano, un batallador, un triunfador, que enseña el camino.
Tres Cy Young, 8 juegos de estrellas, 3,154 ponches, 219 victorias y 100 derrotas, efectividad de 2.93, 0.7373 WHP en el año 2000, lo mejor de la historia, 300 ponches, 5 lideratos de efectividad; inspirador de la resurrección de los Medias Rojas de Boston que ganaron un campeonato después de 86, son entre otros la carta de presentación de Pedro Martínez en Cooperstown.

Share This Post