Inseguridad ciudadana o crianza moderna?

Doris JOBAL
Doris Adriana Cuello

Por: Doris Adriana Cuello

 

Es alarmante la inseguridad que existe en nuestra bella ciudad, Barahona. Que los ciudadanos no podamos transitar en paz por las calles porque no es de sorprender que en cualquier esquina un individuo -por lo general joven- te aborde con la finalidad de despojarte de lo que con tanto empeño, quizás, has conseguido. Pero, ¿Qué podemos hacer al respecto? ¿Enfrentarnos con el delincuente? ¿Denunciarlo ante las autoridades? Creo que ninguna de las anteriores. Claro, si consideras que tu vida es de mayor valor que el artículo que te vayan a quitar.

 

Lamentablemente, la víctima no puede hacer nada, porque cualquier acción pone en riesgo  su continuidad en este mundo. Si lo enfrentas, lo más probable es que te maten o, con suerte, te dejan mal herido. Y si lo denuncias también corres el riesgo de que el victimario busque vengarse de ti por tal acción, pero no sólo eso, sino que de nada sirve denunciar porque las autoridades hacen caso omiso.

 

Pero vayamos más hondo, a la raíz del problema. ¿Por qué hay delincuencia? Analizando un poco podríamos citar dos razones y definirlas, ya que una va de la mano con la otra: Falta de dinero y/o empleo y falta de formación.

 

Los ciudadanos que se dedican a delinquir lo hacen porque tienen necesidades. Necesitan dinero para comprar drogas, para comprar alcohol, para comer, para aportar algo en la casa, para muchas cosas. No tienen fuente de ingresos, no tienen trabajo. ¿Pero por qué? Es muy probable que se deba al hecho de que ni siquiera terminaron el bachillerato, por lo que no tienen una profesión a la cual dedicarse. No saben hacer nada. Los hijos son responsabilidad de sus padres porque lo que hagan en el futuro está marcado por la crianza que recibieron en sus hogares.

 

Es que no se está educando en los hogares. Se han perdido los valores y ya no se cría con respeto ni con amor, obediencia, honestidad, con temor a Dios. Son estas cualidades base para formar un buen ser humano. Uno que le sea útil a la sociedad. Desde luego, hay excepciones en las actuales crianzas, pero son los menos.

 

Debemos ser responsables, como padres, tíos, hermanos, o cualquier rol que nos toque desempeñar en la vida de una criatura. No podemos celebrar lo mal hecho. Este es el cimiento para que en el futuro ese niño o niña se convierta en un parásito social. Y la responsabilidad es de los padres y de los familiares cercanos que son parte de la crianza de un niño fomentar las buenas costumbres para que den frutos. No nos ceguemos. Los niños son como esponjas, absorben todo lo que ven y oyen. Está en nuestras manos que nuestros niños escuchen una palabra de amor o una obscena. Esto marcará la diferencia en el mañana.

 

Y, ¿qué hay sobre las autoridades? Ah! Las autoridades están muy ocupadas buscando «sus chelitos» ya que el sueldo que reciben es mísero. Claro, esto no es justificación para que los mismos policías sean también delincuentes porque todos elegimos nuestra profesión. Pero, es un punto a tomar en cuenta si realmente queremos hacer algo para que mejore este sistema. Es tarea de todos, sin excepción. Empezemos desde adentro para poder cambiar lo de afuera. Sembremos hoy un «Te quiero» para que mañana no cosechemos una muerte.

 

#SomosJOBAL

Share This Post