Aerodom-Barahona: triste final

showimage (38)
 
luis-eduardo-diasEstimado Sr. Díaz Franjul:
 
Después de saludarle cortésmente, y en atención a su comunicación relacionada a una publicación que hiciera el año pasado el periódico El Día, bajo la firma de la periodista Erika Rodríguez, que involucraba la opinión de otros actores del sector, aunque usted destaque especialmente la participación nuestra, tengo a bien ante todo recordarle que a través del contrato de Concesión firmado con el Estado dominicano, nuestra empresa asume la administración de ese y otros aeropuertos del país en el año 2000, razón por la cual la intermitencia que usted alega en los vuelos a través de esa terminal aérea desde su inauguración en el año 1993, no puede ser atribuible a nuestra empresa.
 
Para entender esta compleja industria tendríamos que dedicar interminables horas de conversación, lo cual hubiera sido preferible antes de hacerlo por esta vía. Sin embargo, me siento en la obligación de precisar que Aerodom, en consonancia con la naturaleza principal de su negocio, que es la de atraer e incrementar los vuelos y pasajeros a través de los aeropuertos concesionados, ha realizado constantes esfuerzos para desarrollar rutas en vuelos regulares y/o charters en Barahona.
 
Con el apoyo del equipo de Desarrollo de Rutas presentamos a las aerolíneas análisis objetivos, estadísticas y datos medibles. Sin embargo, de todos los datos que se presentan, para que una aerolínea pueda elaborar un sólido caso de negocios, se establece como requisito mínimo cumplir con uno de los  siguientes puntos:
 

  1. Tráfico actual- Que en el caso del Aeropuerto Internacional María Montez no aplica.
  2. Oferta hotelera- Según información obtenida del Cluster Ecoturístico de Barahona, el destino cuenta en la actualidad con apenas 236 habitaciones. Total de habitaciones que evidentemente no resulta suficiente para justificar un vuelo regular de una aerolínea.
  3. Pasajeros étnicos (población) o de negocios que genere tráfico suficiente para sustentar un vuelo regular.



 
Si ante la realidad de que Barahona, aun siendo un destino maravilloso, en la actualidad no cumple con alguno de los requisitos mencionados, ¿Cuál sería el nivel de retorno de una aerolínea que garantice la sostenibilidad de la ruta? ¿Qué mercado va a atender?
 
Sr. Díaz Franjul, aun cuando alabamos y compartimos su constante inquietud sobre estos temas, debemos de recordar que las aerolíneas además de ser empresas con costos de operación extremadamente altos, tienen la necesidad de generar utilidades para sus accionistas, por lo que independientemente de los esfuerzos que haga Aerodom, estas llevan a cabo sus estudios de factibilidad a largo plazo antes de lanzar una ruta.
 
Nuestro interés siempre será que los aeropuertos operados por nuestra empresa sean ante todo seguros, pero además, rentables, por lo que somos los más interesados en que en algún momento este destino pueda alcanzar el desarrollo tan anhelado por todos.
 
Me despido con las mayores muestras de respeto y aprecio.
 
Saludos cordiales,

Yolanda Mañán
Directora de Comunicación Corporativa
 
Aeropuertos Dominicanos Siglo XXI, S.A.
Aeropuerto Internacional de Las Américas José Francisco Peña Gómez
Punta Caucedo, República Dominicana
(809) 412-5888 / Ext. 2141
www.aerodom.com I Aerodom RD I @AerodomRD

Santo Domingo, D.N.

Abril16 de 2015


Yolanda Mañán
Directora de Comunicación Corportiva
Aeropuertos Dominicanos Siglo XXI, S.A.,
Aerodom.
Ciudad.
 
Distinguida Directora:
 
Gracias por su respuesta a nuestra reciente comunicación donde le manifestábamos nuestro parecer sobre la intermitencia de vuelos internacionales regulares por el Aeropuerto Internacional María Montez de Barahona. No le niego la intermitencia de esos vuelos en el período 1993-2000 pero me hubiera gustado que esa intermitencia se hubiese presentado por lo menos desde el año 2000 hasta la fecha, período en el cual Aerodom tomó el control del María Montez.
 
En 1982 el Ministerio de Turismo me otorgó el permiso de la Agencia de Viajes Difrasa Tours, la que luego cambió su nombre por el de American Travel. Como agente de viajes fui miembro de la Asociación Dominicana de Agentes de Viajes (Adavit). American Travel estuvo operando durante unos 15 años. En 1985, como vicepresidente de Barahona Coralsol Resort y/o Luis Eduardo Díaz Franjul actué como General Sales Agent (GSA) de la línea aérea Sabena, de Bélgica. La línea descontinuó sus servicios en América Latina y el Caribe como consecuencia de la guerra del Golfo partir de 1990.
 
Si le cuento esta historia es porque creo conocer un poco del negocio de viajes lo que en cierto modo me hace entender un poco la compleja industria de transportación aérea internacional regular. Gracias a ese relativo conocimiento fue que preparé a Aerodom las tres estrategias sobre rentabilidad aérea internacional regular, bajo el entendido de que la metodología tradicional de mercadeo que usted menciona (puntos 1,2 y 3 de su carta) no conllevan a ninguna parte, que es lo mismo que cruzarse de brazos o esperar que el maná vuelva y caiga del cielo.


Ya que lo trajo a colación, dí a Aerodom la oportunidad de dedicar «interminables horas de conversación» cuando sometí a la consideración de ustedes las tres estrategias sobre la rentabilidad aérea internacional regular por el María Montez. Sin embargo Aerodom descartó esa oportunidad. En inglés hay un dicho que reza: «Not knowing how much yo know is hard to tell» (Sin saber lo mucho que tu sabes es difícil de adivinar o saber lo que tu quieres decir).
 
En el año 2009, como presidente de la Bolsa Ecoturística Hispaniola (BEHSA) y vicepresidente de Barahona Corlsol Resort,SA., gestioné vuelos directos regulares, tres veces por semana, desde San Juan (PR) hasta Barahona, con la línea aérea Lebar Air. El Listín Diario es testigo de eso. El primer vuelo se realizó a Barahona para una reunión que estaba prevista con los hoteleros. El segundo vuelo al aeropuerto Dr. Joaquín Balaguer, con el mismo fin. Sin embargo el proyecto fue frustrado por el señor José Santana, viceministro de Turismo en Barahona, al querer tomar control del proyecto en el segundo viaje de Lebar Air, queriendo resolver las cosas al través del Ministerio de Turismo. Al no tener resultados canceló la reunión que estaba prevista entre Lebar Air y los hoteleros de Barahona, a los cuales yo había convocado para las 7:00 P.M. en el Hotel Costa Larimar de Barahona.
 
Poco tiempo después traté de llevar una línea internacional regular de bajo costo desde Miami a Barahona (Avianca-Taca) pero no resultó. La línea descartó el servicio porque el María Montez no reunía las condiciones de seguridad par casos de emergencia aérea. El Listín Diario es testigo de eso. Con Avianca-Taca no pretendía limitarme a pasajeros etnios o de negocios en el área de Barahona sino a nivel nacional, pero yo solo sabía los detalles de la estrategia mercadológica.


Veo que Aerodom sigue culpando a Barahona como excusa para no desplegar esfuerzos novedosos de mercadeo que permitan la rentabilidad aérea del María Montez. Parece que a Aerodom le falta «visión de mercadeo diversificado y determinación de costos», o ignora o confunde ambas cosas, o no se quiere arriesgar a la hora de determinar la rentabilidad aérea por el María Montez. Si Aerodom quiere esperar el desarrollo del destino Barahona en vez de desarrollar alternativas que permitan la rentabilidad aérea entonces el desarrollo económico y social de Barahona y el Suroeste se vería grandemente perjudicado por esa actitud. El día que alguna luz ilumine a Aerodom para determinar la rentabilidad aérea me dejan saber, hasta entonces gracias por haber tenido este intercambio de ideas.
 
Con sentimientos de estima y consideración, quedo de usted,
 
Muy atentmente,
 
Luis Eduardo Díaz Franjul

Share This Post