MERCEDES RAMÍREZ, HEROÍNA ANONIMA DE LA REVOLUCIÓN

MERCEDES RAMÍREZ, LA RUBIA HEROÍNA ANONIMA DE LA REVOLUCIÓN DE ABRIL 1965
11088397_803480306414441_5036964847349661514_n

Tirso Medrano
Tirso Medrano
por Tirso Medrano
fuente: tomado de su Facebook
Cuantos hombres y mujeres combatientes y no combatientes admiraban el valor y la personalidad de Mercedes Ramírez, conocida como La Rubia, desde el 24 de Abril fue el timón de la revolución en los barrios de Villa Consuelo, Villa Juana, Villas Agrícolas y el Ensanche la Fe. Ella con apenas 16 años, el 25 de abril había formado una trinchera en la Av. San Martin esquina Av. Máximo Gómez, donde armada de un machete registraba los vehículos que por allí pasaban.
El 19 de mayo, en plena Operación Limpieza, desalojo a los guardias del CEFA, de la fábrica de clavo en la Av. Máximo Gómez. El 15 y el 16 de junio, peleo como una brava que era, enfrentándose a los soldados anti pueblo del Centro de Enseñanza de la Fuerzas Armada. CEFA y a los soldados americanos de la Fuerza Interamericana de Paz. FIP.
Todavía los viejos moradores de los barrios de la parte alta de la ciudad, la recuerdan con su correa de balas, un revolver en el cinto y un fusil Máuser al hombro. Ella narra en el libro Mujeres de Abril, escrito por Margarita Cordero, los siguientes: ¨…porque lo primero que se le dio a la gente fueron machetes, pues quienes tenían los hierros eran los militares que estaban de parte de nosotros. ¿Tú comprendes? Esos machetes…de esos primeros machetes toqué yo uno, que fue lo primero que conseguí.
En ¨Operación Limpieza¨, fue que yo conseguí un fusil máuser, pero para eso tuve que esperar que mataran a otro. ¿Tú ves?: tener el valor de esperar que mataran a uno contrario para coger yo el fusil y seguir adelante. Porque al principio a nadie se le dio hierros; solo se les dio a los que estaban conscientes del movimiento, y yo estaba desubicada, no estaba consciente de nada….Recuerdo los días de la ¨Operación Limpieza¨, ¨Eso fue terrible para nosotros. Esa multitud de guardias…ya tu sabe cómo nosotros nos la ¨bandeábamos¨ ahí, hasta con pocos proyectiles.
Te digo que cuando ¨Operación Limpieza había una ¨30¨ pesada que teníamos en la esquina y no tenía la correa de los tiros; la cosa donde agarra para que vayan los tiros se había partido, y mientras el compañero manipulaba la ¨30¨, yo estaba acostada en el suelo, así, levantando con la mano la correa de los ¨ plomos. Cuando ya no pudimos más, cuando nos dimos cuenta de que hay por ese lado estábamos perdidos, que teníamos obligatoriamente que irnos, fue cuando yo me entre a la casa de la señora que estaba parida de cinco días.
Pero yo era la única mujer en el comando¨. Se comenta en Villas Agrícolas, que cuando se decía por ahí viene la Rubia, los soldados del CEFA, huían despavoridos. Ella nos cuenta que ¨….cuando caía un compañero era cuando de verdad yo recobraba valor, porque yo decía que yo tenía que vengarme la muerte de ese compañero.
Es que te digo que la sangre me ponía que lo que yo quería era echar pa´ adelante, acabar con toda esa gente, tirarle una bomba y acabar con ellos¨.
Ya en la Zona Constitucionalista, se creó la Academia Militar 24 de Abril, dirigida por cuadros masculinos y femeninos de los partidos. Mujeres valientes pero que nunca estuvieron en los combates tales como: Piky Lora, Sagrada Bujosa, Aniana Vargas, Teresita Espaillat, Leopoldina Restituyo, Brunilda Amaral, Lourdes Contreras y otras cuyos trabajos eran importante, pero no tanto como el de estar combatiendo en las calles, en las trincheras y en los callejones de la parte alta de la ciudad.
Donde los enemigos de la Patria estaban apertrechados con suficientes bombas, granadas, fusiles, ametralladoras y bazucas; y apoyados por las gendarmerías del mundo, los marines estadounidenses.
La Rubia, aun analfabeta y sin partido político definido a escondida en la Academia enseñaba a disparar a las mujeres del pueblo que llegaban. Ella nos cuenta que ¨……recuerdo que llegaban grupito y yo era quien le decía: mira, esto es así. Yo me subía a la azotea con mi fusil, y yo misma les decía: miren esto se carga así. Esta es la aguja de percusión, esto…y yo desarmaba, y les decía: este es el resorte que da la fuerza. Me ponía a decirles y echaba el día, cuando no tenía servicio temprano, echaba el día en la azotea diciéndoles.
Te dijo que mi fusil yo no lo aflojaba para nada; ese era mi compañero. Ese era mi todo¨.
La Rubia, fue el azote de los guardias del CEFA, en Operación Limpieza, la fuerza interventora vieron en ella su talón de Aquiles, fue una mujer que descubrió en la Revolución de Abril su propio yo. Su sentido de luchar contra las injusticias sociales.
En el libro Mujeres de Abril de Margarita Cordero, ella la Rubia nos dices: ¨…a mí me gusta la revolución, me gusta la guerra. Cuando se habla de guerra en otro sitio yo siempre vivo diciendo ¿Por qué no me llevan a mí? Brunilda Amaral nos cuenta ¨De una solamente recuerdo que le decían ¨La Rubia¨.
De las otras que estaban en la Academia no recuerdo para nada sus nombres, y eso sí que lo lamento, porque hicieron más que todas nosotras. No porque hayan tirado tiros, sino porque trataron, además, de ser, de comunicarse, de decir sus experiencias, de decir sin rubor que habían sido prostitutas o que eran prostitutas, y respetarse¨.
Luego continua diciendo: ¨ y ahí radica el valor de todas estas mujeres, que andaban con un fusil, no aceitado, sino para disparar con él. La Rubia por ejemplo, decía ¨Yo tengo un hijo que no sé qué será de él porque mi hijo vive con mi mamá y ella no sabe dónde estoy¨.
 

Share This Post