STUDIO 84 AGLUTINANTE CATALIZADOR  COMUNIDAD DOMINICANA DISPERSA (8 de 10)

frank adolfo
Por Justo Luperón
 
En los preparativos hacia la presentación de los dos conciertos de poesías que debía llevar a los escenarios Teatro Nacional, estamos trabajando contra el reloj, pues debemos estar nuevamente en New York, antes de finalizar el mes de junio.
Habíamos contraído compromisos con la incipiente Asociación de Estudiantes de City College, a través de una joven representativa estudiantil, Licenciada Cornielle, para ofrecer la conferencia sobre “Arte de la Declamación en la Poesía Dominicana”, ya que previo a esto, juntos habíamos visitado las instalaciones del periódico latino, diario “El Tiempo”, que dirigía en esa oportunidad el intelectual dominicano Dr. José Saviñon.
Ofrecimos los pormenores sobre dicho evento. La entrevista nos la realizó el conocido periodista, luego gran amigo mio, Rojas Durán, actividad ocurrida cuando estuvimos, recientemente, en la ciudad de los Rascacielos.
Pues bien. Entre las reuniones del equipo de trabajo organizador de programas con los cuales se trabajarían los dos conciertos, personal técnico y de apoyo. Estudio de los libretos, campaña publicitaria, coctel de prensa llevado a cabo en la piscina del Hotel Comodoro, Avenida Independencia y manejo de tiempo, distribuido en los ensayos y otros asuntos, estábamos al borde de un colapso pese a la pericia del equipo. Pero se impuso el temple y deseo de hacer una excelente faena.
 
Los conciertos de poesías a presentar, “Sala Ravelo” del teatro Nacional de Santo Domingo, contó para la primera noche, inaugural, con un sentido homenaje a los poetas, Embajador Enriquillo Rojas, ganador de un premio Literario en Taiwan, poema: “Muerte Nuestra que Estás en la Tierra” –exclusiva, lo interpretaría en esa memorable oportunidad. Está incluido en mi álbum “Voz y Presencia”, grabado en New Jersey 1979-. El otro reconocimiento estuvo dirigido a la exquisita poeta Doña Amada Nivar de Pittaluga; y, la tercera entrega, al calificado representante de la “Poesía Sorprendida”, poeta barahonero, Luis Alfredo Torres.
 
También tuvimos un gesto de cortesía con el productor de espectáculos, periodista y poeta Máximo Polanco Estrella, a quien reciprocándole una delicadeza para con nosotros en la selección de los Premios “El Dorado”, -premio que se nos fue concedido en la categoría “Declamador del Año” en el Hotel Jaragua-. Dejamos patente el agradecimiento.
 
Debo destacar que Don Máximo Polanco Estrella (QEPD) escribió para nuestra interpretación, el poema, grabado y consignado en uno de nuestros discos sencillos 45 rpm con el título “Despierta Luperón”, puesta en circulación recital llevado a efecto, “Patio Español” de la “Librería Dominicana”, ubicada en la 19 de Marzo esq. Calle Mercedes con el auspicio de dos prestantes organizaciones, “El Instituto de Ciencias Sociales “Quisqueya” y “Colección Pensamiento Dominicano”, que presidió Don Julio D. Postigo.
 
El Segundo recital tuvo la colaboración de una agrupación de expertos fotógrafos, denominada “Jueves 68”. Ellos ilustraron con selectivas diapositivas algunos poemas, amén de incluir su particular trabajo profesional, cónsonos con la temática del concierto.
 
En estos recitales con su objetivo firme de presentar una despedida formal de los escenarios de Rep. Dominicana, llevaban el propósito de celebrar mi cumpleaños y ensayar con los mismos, algunas atrevidas formas de manejar la poesía con ayuda de elementos nuevos en vestuario e instrumentos de percusión, ayuda audio visual, la coreografía de danzarines y otros recursos, inclusive solistas instrumentistas.
Tuve la suerte de contar con el eficiente barahonero y hermano de tantas aventuras cívicas, culturales, deportivas y artísticas juntos, Yorik Piña, que para la sazón manejaba un colegio de su propiedad. Pues es obvio suponer, que todo ese alumnado, estuvo presente con la orden definitiva de que su misión era aplaudir con frenesís. !Ah sí.! No existía dudas de éso. Claro, además, disfrutar tanto como pudieran del espectáculo presentado.
Una colaboración que señalo, orgulloso, fue la de mis compañeros del Departamento de Nutrición de la Secretaría de Estado de Educación, de la cual me desempeñé, Inspector Especial. Gracias a esa función conocí a Mr. George, “Director de Care Dominicana” quien a raíz de la Beca otorgada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, a través del AID, para cursar Estudios “Nutrición y Educación” en la Universidad de Río Piedra, Recinto de Ciencias Médicas de Puerto Rico, 1973, mantuvo su firme amistad al extremo de que su residencia en Arroyo Hondo, fue la base para los montajes, variedad de temas, ambos recitales.
 
No es menos cierto que Don Peter Morales Troncoso, Director de Bellas Artes y de su asistente mi grande amigo Víctor Pujols, fueron pilares indispensables, para el logro de innumerables propósitos. Inclusive al Agrónomo Peter, debo el auspicio de beca mediante la organización “Cooperativa Estudiantil”, beneficiado “Instituto Cempro”, ubicado en el Hotel Jaragua, donde tome las disciplinas Publicidad y Relaciones Públicas. Mercadeo, materia que luego complete inserto en el Instituto de Altos Estudios de Mercadeos de Saratoga, España, extensión New York.
Esta despedida de mi país hacia New York, dejó cúmulo de hondas tristezas. Se arrojaron en tropel sucesivos cortos, ráfagas de visiones transcurrían velozmente. Pasado, presente y futuro se apretujaban por definir un punto, dónde de alguna manera, había de afincar. Allí se definiría un resultado.
Tuve que darle gracias a Dios por tener tanto y clasificar; partir, dejar, atento conseguir un resultado. Era rico en vivencias y rostros amables como mis amigos mas generosos, maestros, familiares y ángeles que se manifestaron, peregrinando por las etapas de vida transcurridas ya con mensajes categóricos, aleccionadores a ratos y castigadores en señal de alerta, corregir lo que ya me estaba prohibido (?) y no debía volver a tropezar.
Pensé de pronto. ¿Estoy preparado para tomar por asalto a New York?. Allá me lanzo.
 

Share This Post