Patrimonio Productivo Estatal

v\:* {behavior:url(#default#VML);}
o\:* {behavior:url(#default#VML);}
w\:* {behavior:url(#default#VML);}
.shape {behavior:url(#default#VML);}

Normal
0
false

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:»Table Normal»;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:»»;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:0in;
mso-para-margin-right:0in;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0in;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:»Calibri»,»sans-serif»;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-ansi-language:ES;
mso-fareast-language:EN-US;}

 

Luis Eduardo Diaz Franjul
Luis Eduardo Diaz Franjul

por Luis Eduardo Díaz Franjul


En entregas anteriores hemos planteado el Patrimonio Productivo Nacional (PPN) de la siguiente manera: (1) Patrimonio Empresarial de la Era de Trujillo – (2) Empresas del Sector Privado (Bienes y Servicios) – (3) Empresas del Sector Público creadas después de la muerte de Trujillo – (4) Construcciones y/o obras de infraestructura, y (5) Gasto social o productivo relacionado con lo anterior.


El Presupuesto General del Estado (PGE) del año 2014 asciende a unos RD$613,000 millones de pesos. El Patrimonio Productivo Estatal (PPE) es una derivada del PGE y/o Ley de Gastos Públicos, como se le quiera llamar. Tanto el PPE como el PGE tienen como radio de acción las Páginas Amarillas (Sección Gobierno) que representan al Estado que se identifica con todos los puntos del PPN, menos el #2 – Empresas del Sector Privado.

 

El grado de productividad del Patrimonio Productivo Nacional  (fuerte, débil o ninguno),  viene dado en función de su #2 (Empresas del Sector Privado),  seguido de los otros puntos; y también en función del Patrimonio Productivo Estatal, con la diferencia de que este último no toma en cuenta el #2 del Patrimonio Productivo Nacional para calcular la productividad del Estado, aquella que se deriva del Presupuesto General del Estado que toma en cuenta las Páginas Amarillas (Sección Gobierno) y otras variables fuera de ellas (Ref./Google: Apuntes de Historia Económica Dominicana).

 

Lo anterior destaca la existencia de dos tipos de productividad: (1) La que se calcula partiendo del Patrimonio Productivo Nacional (PPN). Es el caso de la Productividad Nacional. Y (2), la que se calcula partiendo del Patrimonio Productivo Estatal (PPE). Es el caso de la Productividad Estatal. La primera tiene su radio de acción dentro del Producto Interno Bruto (PIB) y la segunda dentro del Presupuesto General del Estado (PGE) que toma en cuenta las Páginas Amarillas (Sección Gobierno) y otras variables fuera de ellas.

 

Los puntos #2, #4 y #5 del Patrimonio Productivo Nacional son los de mayor variación (sin que esto signifique dinamismo), en comparación con su #1 y #3, a la hora de calcular la productividad del Patrimonio Productivo Nacional. De igual manera, los puntos #4 y #5 reflejan una mayor propensión al gasto oficial, lo que hay que tener en cuenta a la hora de calcular la productividad del Patrimonio Productivo del Estado. 

 

No olvidemos que RD$613,000 millones de presupuesto (PGE) es cualquier cosa. Es una respetable suma que debe usarse para promover la inversión y no el gasto (como parece ser la norma),  lo que convierte al Estado en “ente improductivo”. Su clásico lado opuesto es la Era de Trujillo que hizo de la República Dominicana el Gobierno más rico de América al ser el Estado el dueño de la maquinaria productora del país.

 

Mientras, el periódico Diario Libre de fecha 24/12/2013 (Antes Meridiano) nos da una idea del #5 del PPN. Cito uno de los párrafos: «Bajar los índices de hambre en el país a base de programas de asistencia es literalmente pan para hoy y hambre para mañana» (cierro la cita). Por eso defino el #5 del PPN como “gasto social o productivo relacionado con todo lo anterior”. Lo que afirma Diario Libre es una forma de interpretar esa definición para entender la productividad del Estado.

 

Otra idea del #5 del PPN es la siguiente. El economista Eduardo García Michel define un decálogo sobre la revolución del desarrollo o el milagro económico dominicano. El III #7 del decálogo dice: “Reprogramar el gasto público dándole mayor racionalidad y elevar la inversión y el gasto social, no necesariamente asistencial” (Ref. “Panes, Peces y Milagros”. Diario Libre. 4/2/2014).

 

Vistas las cosas de esta manera, dentro del #4 y #5 del PPN se podrían identificar otros gastos que nada tiene que ver con la productividad, entre otros que dependen de  la transparencia institucional. Son gastos que convierten el PPE y el PGE en un círculo vicioso de alto costo. Todo esto hay que tomarlo en cuenta a la hora de calcular la Productividad Nacional (PPN  Vs. PIB) y la Productividad Estatal (PPE Vs. PGE) para evitar que el Bienestar Nacional se diluya «como el agua entre los dedos” o se torne “sujeto de algarabía mediática”, contrario a una política de Estado, como podría ser la productividad.

 

Si partimos del Patrimonio Productivo Nacional (PPN) podemos observar algunos títulos dentro de las Páginas Amarillas (Sección Gobierno) que guardan relación con la productividad. Por ejemplo: Banco de Reservas, Banco Agrícola, Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales, Consejo Estatal del Azúcar, Instituto Dominicano de Tecnología Industrial, Ministerio de Industria y Comercio, Ministerio de Obras Públicas, Ministerio de Turismo, Dirección General de Minería, Fondo Especial para el Desarrollo Agropecuario.

También el Instituto Agrario Dominicano, Ministerio de Agricultura, Instituto Nacional de Aguas Potable y Alcantarillado, Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos y el Centro Dominicano de Promoción de Exportaciones.   

Esos títulos forman parte de una “dispersa base productiva nacional” de la que todavía no hay conciencia. Es una plataforma que debe revisarse para fortalecer el grado de productividad del Patrimonio Productivo Estatal en función del Presupuesto General del Estado, para impactar el Bienestar Nacional como lo hace el #2 (Empresas del Sector Privado) del Patrimonio Productivo Nacional.

Resumiendo, la Productividad Nacional no es solo el Patrimonio Productivo Nacional  basado en la creación de «Bienes y Servicios de Empresas Públicas y Privadas», conjuntamente con «Construcciones/Obras de infraestructura». La Productividad Nacional depende mucho de los puntos #4 (Construcciones) y #5 (Presupuesto y/o Gastos del Estado), vislumbrando el Patrimonio Productivo Nacional dentro de las Páginas Amarillas a la hora de preparar el Presupuesto General del Estado para calcular la productividad del Patrimonio Productivo Estatal, asunto que está por verse.

 

Hay que tener mucho cuidado con lo que suceda dentro o fuera de esas Páginas Amarillas para que al Estado no le pase “lo mismito” que le pasó al Patrimonio Empresarial de la Era de Trujillo (#1 del PPN), que “desapareció” con la muerte del Perínclito de San Cristóbal. Por eso la importancia del cálculo de la productividad (Nacional – Estatal) para determinar responsabilidades y preservar los mejores intereses de la Nación.

 

Esperamos algún día coincidan el Patrimonio Productivo Nacional  y el Patrimonio Productivo Estatal, donde el Presupuesto General del Estado es el factor determinante. Tal coincidencia es una forma de fortalecer el Bienestar Nacional traducido en mayores niveles de empleo y drástica reducción de la pobreza extrema. Es la mejor vía para entender el concepto de Estado nación (Ref./Google: «Estado nación o subido en el palo») que evite la pérdida de nuestra soberanía por culpa de nosotros mismos, como sucedió en 1916 cuando los norteamericanos ocuparon Rep. Dominicana “por mala paga”.

 

Pero no todo está perdido si buscamos la luz al final del túnel o surgen opciones diferentes a las antes señaladas. Por eso es grato saber sobre la estrategia compartida (twin strategy) del Banco Mundial que involucra los sectores público y privado para combatir la pobreza en el mundo. La meta es reducir a un 3% el nivel de pobreza para el año 2030 y de aumentar los ingresos del 40% de los grupos más empobrecidos de cada país.

 

Parece que el Banco Mundial se ha dado cuenta que los programas que dirige en los países en desarrollo, en cierto modo se ven afectados y disminuidos por la “atomización burocrática enclavada en las entidades públicas», como ha sido la tradición en muchos años (Ref. “Un nuevo enfoque sobre la población”. Listín Diario. 31/1/2014). El Banco Mundial entiende que el sector privado es el responsable de crear el 90% de los empleos a nivel mundial.     

                                                                                                                            

Es por eso la importancia del cálculo de productividad (Nacional – Estatal) para aumentar el empleo y disminuir la pobreza en nuestro país. El cálculo es la diferencia que distingue entre democracias y dictaduras «de tierra firme» y democracias y dictaduras «de tierra movediza». Lo mismo aplica a todo tipo de ideología en cualquier parte del mundo para distinguir entre “gobiernos idealistas” y “gobiernos realistas”. Con la pobreza no se juega.

 

 

eduardofranjul@yahoo.com

luiseduardo.diazfranjul@facebook.com

@luisEDazFranjul

Share This Post