Oración del Domingo

Ramón Dandrade
Ramón Dandrade

Por Ramón Dandrade

Dios de MAGESTAD Y PODER, Tu voz 

retuerce los robles y deja desnudos los bosques,
pero tu voz también nos hace temblar y quita de 
nosotros toda pretension e ilusión.
 
Te confesamos, que en muchas ocaciones nuestros
ojos se distraen y nuestros oidos se cierran. Nuestros 
corazones se quedan en caminos familiares y nuestro
caminar de fe se convierte en rutina y en predecible.
 
No esperamos transformación. Dios de finales  y nuevos
comienzos, recuérdanos que al adorarte estamos recibien-
do transformación.
 
Al levantar nuestros corazones a Ti, estamos siendo levan-
tado para ver la vida desde tu perspectiva. Asi que al acer
carnos al final de este tiempo ordinario,  llénanos de nuevo 
con un sentido de expectativa y de gozo, al recordar que
nos aceptas, que nos ama, que nos perdona, y nos renuevas,
que nos unirá, quitando de nuestros corazones todo lo que 
hasta ahora ha impedido que no podamos reconciliarnos 
como hermanos que somos, hijos de una misma comunidad.
 
En el nombre de Jesús, nuestro Señor y Salvador resucitado,
en cuyo nombre oramos Amen.

Comments are closed.