ALGAS SARGAZOS INVADEN BAHÍA DE NEYBA

Olor nauseabundo invade casco urbano de la ciudad de Barahona

Por Benny Rodríguez/cuadernodebennyrodriguez.wordpress.com
Santa Cruz de Barahona.- El comercio, las escuelas y colegios privados, universidades y residencias, así como otras áreas del casco urbano de este municipio, han sido invadidos por un olor nauseabundo que mantiene intranquilizado a los habitantes de esta ciudad, dando lugar a los más variados comentarios.
 
El ingeniero agrónomo Rafael Matos Féliz, experto en asuntos de medioambientales y expresidente de la Sociedad Ecológica de Barahona (SOEBA), dijo acuadernodebennyrodriguez.wordpress.com que el olor pestilente lo ocasionan unas algas marinas, conocidas como algas sargazos, que arrastran las corrientes, las que existen en el Océano Atlántico, entre África, Noruega y Groenlandia, ocupando una enorme extensión marina de, al menos, tres millones y medio de kilómetros cuadrados, las causantes de este olor que ha invadido el casco urbano, ancladas en la Bahía de Neyba.
Las algas pueden verse desde la orilla de la playa conocida como La Casita Blanca, ubicada a menos de un kilómetro de la residencia del obispo de la diócesis de Barahona, monseñor Rafael Leónidas Felipe Núñez.
El asesor del Ministerio de Turismo, José Santana (Chino Video), dijo que las autoridades competentes y el gobierno de la ciudad, están conscientes de la situación, por lo que ese Ministerio y el de Medio Ambiente, así como la alcaldía municipal, iniciaron el retiro de las algas de las playas: La Casita Blanca, Hotel Guarocuya y Las Saladillas, en donde se han asentado.
Matos Féliz, ex director de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), recinto Barahona, dijo que la especie marina que son arrastradas por las corrientes, viven en movimiento continuo y de oleajes, con una temperatura, relativamente fresca.
“Pero en los últimos años han ocurrido fenómenos naturales: tormentas, terremotos, cambio de las corrientes oceánicas, dando lugar a que las algas sargazos hayan sido arrastradas desde el Atlántico Norte hacía la zona del triangula de las Bermudas, en cuyas especie tienen su hábitat”, observó.
Sin embargo, dijo que las corrientes marinas las han arrastrado hacía el Caribe, debido a que estos movimientos por el cambio climático han dado lugar a que todas las islas del Caribe Insular y Continental hayan sido invadidas por estas.
La pesca y el turismo afectados
El vicepresidente del Clúster Turístico de Barahona, dijo que las algas no pueden vivir en estas condiciones en esta parte del mundo, debido a que las mismas deben estar en un movimiento continuo, por lo que, al llegar a nuestras costas, las algas mueren expidiendo un olor nauseabundo que tienen que ver por las condiciones de azufre, debido a que las algas tienen esa constitución química, situación que se produce en de todo el Caribe.
Afirmó que las autoridades es muy poco lo que pueden hacer para impedir que las algas sargazos continúen llegando a nuestras costas, sobre todo, por las corrientes marinas continuas y el oleaje.
Espectadores
El experto local en asuntos de medioambiente, dijo que es muy poco lo que las autoridades y los ciudadanos pueden hacer para detener la llegada de las algas, así como evitar el olor nauseabundo que ha invadido literalmente a toda la ciudad.
El ingeniero Rafael Matos Féliz, dijo que lo correcto es el operativo que iniciaron los Ministerios de Turismo y de Medio Ambiente, así como la alcaldía municipal para retirar los desperdicios que se han acumulado o sencillamente ser espectadores “porque es poco lo que puede hacerse o casi nada”.
Cree que las algas pueden enterrarse, pero se quejó porque en el país no existe un plan de acción en esa dirección y ver la manera de cómo convertirla en una experiencia de negativa a positiva, así como ver la posibilidad de que sirva como abono, luego de un proceso, tras sentenciar que tendremos el mal olor mucho tiempo mientras tengamos el movimiento y las corrientes marinas.
No afecta la salud
El expresidente de SOEBA, Matos Féliz, dijo que aunque se han dado a conocer que ciudadanos han tenido vómitos y mareos, debido al olor que emana de la Bahía de Neyba, sin embargo, dijo que esto no constituye peligro para la salud humana.
Dijo que las consecuencias inmediatas que provoca son daños importantes a nuestras ya deterioradas condiciones turísticas, a las playas, así como a la actividad pesquera, no solo en la República Dominicana, sino en todas las islas del Caribe. Las islas que, además, de la República Dominicana están siendo afectadas por esta situación figuran: Miami, zona de Centro América que tienen costa como estas, como Costa Rica y Panamá, así como el Golfo de Mejico, entre otros lugares.
Aqui algunas fotos de Gabriel Reyes Romero:
https://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

Comments are closed.