Integración de las Fuerzas Armadas en USA (Parte III): Las mujeres


Por Luis Terrero Melo
La participación de la mujer en las fuerzas militares remonta a la formación del Ejército de los Estados Unidos en 1775. En ese momento el Segundo Congreso Continental autorizó al ejército una matrona por cada cien soldados. Su misión era cuidar de los soldados heridos, además de que, a cada compañía se le autorizó de tres a seis mujeres para cocinar, coser y lavar.
Las mujeres también participaron en batallas porque se les permitía moverse con sus maridos a los campos de guerra. María Ludin Hays McCauley, conocida como Molly Pitcher (Mujer blanca), se convirtió en una heroína cuando  asistía a los heridos con jarras de agua en la batalla de Monmouth. Margaret Corbin (mujer blanca), se convirtió en la primera mujer titular de una pensión del ejército y la única mujer para en ser enterrada en el cementerio de West Point, se distinguió en la batalla de Fort Washington por hacerse cargo de la posición de la pistola de su marido Juan (John). Muchos historiadores creen que Margaret Corbin y Molly Pitcher (cuyo nombre de marido fue Juan) fueron la misma mujer.
Muchas mujeres ejecutaron acciones similares durante la Revolución Americana, la Guerra Civil y las demás batallas. Susie King Taylor (mujer afro-americana), sirvió como enfermera voluntaria en el Primer Regimiento de Carolina del Sur en el que su marido fue voluntario  alistado del Ejército de la Unión; este regimiento de tropas estaba al mando del general afro-americano Hunter. Otra heroína de la guerra civil fue Loreta Velasques (mujer cubano-americana), que se alistó como oficial en el ejército confederado bajo el nombre masculino de Harry T. Buford. Luchó en la Primera Batalla de la Carrera de los Toros (Bull Run). Ella fue desenmascarada tras ser herida. Se casó dos veces y dos veces se quedó viuda a consecuencia de la guerra.
Durante la guerra Española-Estadounidense en 1901, se creó la Ley de Reorganización del Ejército, en el que las primeras veinte mujeres fueron reconocidas como las veinte Sagradas.
En la Segunda Guerra Mundial el ejército era la única rama de las Fuerzas Armadas que no incluía a mujeres oficialmente, ya que la ley era específica para la contratación de «persona de sexo masculino». Sin embargo, las mujeres fueron contratadas para trabajos de comunicación y de traducción; en ese momento la Armada y la Infantería de Marina estaban reclutando a las mujeres bajo el término de «persona», las mujeres en la Marina de Guerra fueron nombradas Yeomanette, mientras que las mujeres en los Infantes de Marina fueron nombradas Marinettes.
Después de la Segunda Guerra Mundial a las mujeres se les permitió servir en el Ejército en el Cuerpo Auxiliar de Mujeres del Ejército (WAAC); que más tarde se convirtió en el Cuerpo de Mujeres del Ejército (WAC). En la Armada fueron aceptadas como voluntarias en el  Servicio de Emergencia (OLAS). En los Infantes de Marina fueron las mujeres de la Reserva (RT). En la Fuerza Aérea estaban en el Escuadrón de Mujeres Auxiliares de Traslado (WAFS). En el Servicio de Guardacostas eran las Siempre Listas (SPAR).
Las revisiones de reformas a la ley de integración han contribuido a la superación de algunas limitaciones en el trabajo.
 
Las mujeres entraban al servicio militar a partir de los 21 años de edad, pudiendo servir en las posiciones de mando que hubiesen alcanzado; hoy en días existen mujeres generales y pueden retirarse como tales. Actualmente no están restringidas de participar en combates, lo que significa que, de ser necesario, el Secretario de Defensa podría asignarlas en combates.
 
Las mujeres han participado en batallas como Operación Causa Justa en Panamá, Operación Tormenta del Desierto-Escudo del Desierto, Irak; también han participado en misiones humanitarias como la Operación Restaurar la Esperanza, en Somalia, y la Operación Restaurar la Democracia en Haití, entre otras; sin embargo, siguen afrontando dificultades.
A pesar de la destacada participación de las mujeres en las Fuerzas Armadas siguen siendo objeto de prejuicio, la discriminación y el acoso sexual, éste último factor es la causa principal de desigualdad de trato. Las mujeres han sido miembros esenciales y muy profesionales de las Fuerzas Armadas Americanas.
 
NOTA: en el próximo artículo elaboraré sobre los hispanos, hasta la próxima.
 
 

Comments are closed.