Ya hoy, todos somos una familia que debe trabajar unida por el bien del país.

POR ALEJANDRO SANTANA…El activismo político, las campañas electorales, nos divide entre morados, blancos, rojos y otros colores, nos distancia, nos hace entender que somos rivales, enemigos, ciudadanos de naciones diferentes.
Qué bueno que este 20 de mayo, acudimos a unas urnas para decidir el destino de nuestro país, elegir un nuevo presidente, una persona que entendimos nos puede seguir dirigiendo por caminos de progreso.
Por senderos de paz y armonía, pudo haber sido cualquiera de los dos principales candidatos, igual, estaría escribiendo estos parabienes, porque  no se trata de mi bienestar personal, se trata del futuro colectivo, de esta sociedad.
Y lo expreso porque entiendo que cualquiera de los dos principales actores que hubiera ganado, su compromiso seria con  el desarrollo, con el progreso, en pos de una mejor nación.
Felicito al ganador, felicito al pueblo dominicano, y felicito nueva vez al ganador porque en su primer discurso como  presidente electo ha hablado de unidad, de consenso.
De lograr consensual con el candidato contendor, una especie de unidad, de compromiso con el desarrollo de nuestro país, que tanto lo necesita.
Sus primeras palabras como presidente, nos hace entender que para, el somos una familia que debe trabajar unida, que debe luchar unida, que debe planificar su futuro con auténtica unidad.
Cualquiera que se sienta ser dominicano, por encima de las banderías políticas, debe sentirse orgulloso de los resultados de estas elecciones.
Orgulloso porque al parecer retomaremos unidos nuestros esfuerzos en beneficio  del desarrollo que  es responsabilidad de todos.
Qué bueno que un día después de las elecciones, estemos pensando como dominicanos, como  una gran familia, que los resquemores de una campaña que nos costó tantos millones pasen a  ser cosas del pasado.
Y ojalá que los que no ganaron, sepan  agarrar con buenas manos el ramo de olivo que les están tendiendo, como dominicanos, como ciudadanos de un país que necesita desarrollarse por el bien de todos, que Dios nos ilumine por el bien de nuestro país.

Share This Post