Quiero un Presidente que…

 

Por Carlos J. Vidal Lassis
Las elecciones del próximo 20 de mayo iremos a votar por un Presidente de la Republica Dominicana, es nuestro deber. Primero para con nosotros mismos y nuestras familias, segundo para el país que todos juntos conformamos.
Es simple, no queremos hacerle daño a nuestros más cercanos, a menos que estemos enfermos de la mente; tampoco somos criminales, salvo las excepciones, que pretendamos hacerle daño a la patria. Razones estas por la que debemos saber escoger, asegurando la mejor solución.
La gente que lee estos artículos, podríamos apostar, aunque no es nuestra costumbre, entiende claramente su responsabilidad social.
Sin embargo los medios y la extremadamente ruidosa “cultura eleccionaria”, podría confundirnos, aun a las personas más enfocadas.
Ya, quien escribe, sabe lo que quiere y lo compartirá a través de su manera preferida de expresión, poco a poco, despejando las confusiones que pueda tener.
Quiero un Presidente que escuche.
¿Cómo saber cuál de los candidatos escucha?
Las promesas son un buen medio de saber cual candidato escucha. Ellos se asesoran bien y saben cuáles son las grandes necesidades del país, es lógico, eso todos lo ofrecen.
La gran diferencia reveladora de la verdadera intención y capacidades del candidato está en lo específico de la propuesta, es decir, en la capacidad que tiene de señalar las condiciones en que su ofrecimiento o promesa se cumplirá.
Quiero un Presidente que me escuche. Ejemplo: Quien escribe es “productor Agrícola” entre otras actividades. Las experiencias de ya casi 5 años en agricultura cafetalera y de frutales, le han enseñado claramente cuáles son las grandes necesidades que esta vital área de la producción nacional tiene.
El candidato, podemos afirmar, que  ofrezca implementar políticas públicas que le garantice al productor  mediano y pequeño, información de los precios del mercado para que evite ser víctima de los inescrupulosos intermediarios y de los monopolios criollos de manera que pueda colocar su producción a precios justos en el mercado. Ese candidato sabe escuchar.
El candidato que entiende que reducir la tasa de intereses en los préstamos para el desarrollo de la agricultura, la agropecuaria y la agroindustria  a niveles realmente bajos, limitando lo que se conoce como “Tasa de Intermediación de los Bancos” a un 2%, partiendo de un influjo de recursos proveniente y garantizado por el estado, ese candidato está escuchando a los hombres y mujeres del campo.
Se le debe tomar la palabra al candidato que se comprometa a que, en este país, la época de conseguir más fácilmente un préstamo para un carro que para hacer una plantación agrícola o iniciar una agroindustria, se acabará con su gobierno.
Quiero un Presidente  que en los tres primeros meses de su gobierno, Tome medidas como hizo Don Juan Bosch, que cambio el futuro del pueblo dominicano en la Agricultura, la Minería, la Comunicación,  y en otros órdenes, sin vacilaciones, sin clientelismo, con la rectitud que su moralidad y ética recia,  estricta y exigente, como deben ser los lideres auténticos.
Quiero un Presidente que medidas como esas las anuncie como decretos a esperar que se firmen en la primera semana del cuatrienio que va a empezar el 16 de Agosto del año 2012.
Así quiero un Presidente.
 
 
 

Comments are closed.