"Atrevete a ser Sensato"

Frank Zorrilla
Mis queridos Amigos y Hermanos,
Como dijo el gran poeta romano Horacio“Atrévete a ser sensato. Aquel que pospone la hora de vivir como debe, es igual al rústico que para pasar un río aguarda a que acabe de correr toda el agua.” Estas palabras sirven de estímulo para hacer frente a todos los problemas que acarrean vivir de acuerdo a nuestras convicciones; ya que con mucha frecuencia, encontraremos piedras o trabas en el camino de la vida. Muchas veces, estamos sujetos a estados de cosas, de conducta, de fricciones y bajo este tipo de condiciones, no es fácil sacudir la inercia, la apatía  o la pereza. Por lo tanto, decidimos y elegimos permanecer en las mismas condiciones que estamos, a sabiendas de que al optar por esa inmovilidad o inacción cometemos un grave error. Nos falta el valor para ser “SENSATOS”. Seguimos en la inacción o un estado de contención, aun estando conscientes de que deberíamos remover de nosotros todo aquello que nos impide obrar de acuerdo con la verdad y la conciencia. Luego pasan los años, y seguimos arrastrando nuestra medianía por no haber tenido el valor de actuar en el momento propicio.
Como bien decía Napoleón Bonaparte, “No se ganan batallas con buenos deseos”.  Debemos atrevernos a tener el coraje y el valor para hacer las cosas en el momento en que debemos hacerlo y cómo deban ser hechas. ¡No basta con desear hacer algo o ser alguien en la vida! Debemos decidir rotundamente a tomar acción y llenarnos de sensatez para superar cualquier adversidad y consolidar nuestras aspiraciones.
Es importante recordar que ¡para ser sensatos cuando los demás desprecian el serlo, hace falta valor! Helena White tenía mucha razón cuando escribió: “En las vocaciones humildes de la vida hay más de un trabajador que sigue pacientemente la rutina de sus tareas diarias, inconsciente de que hay en él facultades latentes que, puestas en acción, le colocarían entre los grandes del mundo”.
Podemos preguntarnos, ¿Cuántas personas no se atreven a seguir los dictados de su conciencia y pudiendo ser grandes, sobre todo grandes ante los ojos del Todopoderoso, siguen viviendo una vida infructífera? Muchas veces padecemos de sordera conceptual y no escuchamos el llamado del bien y de la nobleza, ¡somos miopes ante las magníficas y conmovedoras oportunidades que nos presenta la vida! Si nos atrevemos a ser SENSATOS, tendremos la capacidad de realizar lo que parece imposible; porque como decía François de La Rochefoucauld, “Hay pocas cosas imposibles en sí mismas y más que los medios para lograrlas, nos hace falta realizar el trabajo necesario.”
El buen juicio, la prudencia y el sentido común son sinónimos de sensatez y van de la mano para ayudarnos a ser mejores personas y a rechazar la mediocridad y la maldad en un mundo donde la incertidumbre parece haber minado o avasallado todo cuanto existe. Por lo tanto, en estos tiempos donde los valores morales y espirituales tambalean, es necesario ser SENSATOS. Y que mejor ejemplo de SENSATEZ que nuestro Señor Jesucristo. Con él en nuestros corazones nos sentiremos seguros; seguros frente a la incredulidad, frente a la apostasía y frente a la inmoralidad, porque adoptaremos su carácter, su energía y su valor.
 
Que Dios los bendiga rica y abundantemente,
 
Frank Zorrilla

Share This Post