Yorik Piña. Segunda Y Ultima Parte: Sistema Monitorial. Una Agradable Experiencia Educativa Que Nació En Barahona II

y II


Por Yorik Rafael Piña

De regreso al trabajo, después de 6 semanas de ausencia por el  viaje a Mendham, New Jersey,  se inician actividades innovadoras en la Academia  Franciscana. Se crea un grupo scout  y todo transcurre normalmente hasta que Yorik Piña vuelve a New York con el objeto  de montar residencia por problemas de tipo personal.

No pasa 1 año y en marzo de 1970 regresa a la ciudad de Barahona para iniciar la  organización del Colegio Fernando Arturo De Meriño (FAME). La primera diligencia es buscar un local  barato porque no hay mucho dinero. Se conversa con el Dr. Doro Vasquez y asiente a subalquilar la casa de madera ubicada en la calle Santiago Peguero #3, justamente detrás de la primera extensión d e la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Los pupitres fueron adquiridos  mediante  un préstamo de RD$80.00 facilitados por el hacendado Bolívar Féliz con  los que se compraron  unas 50 sillas de guano en la comunidad de “La Lista” perteneciente a la Provincia Independencia  y cuyos  habitantes eran expertos en  su fabricación.
Ya se tenían  las sillas;  pero faltaban los “brazos” para que  los estudiantes apoyen sus cuadernos y puedan escribir con comodidad. Empezaron los  inventos. Al lado del local  del nuevo colegio había  una empresa vendedora de maderas. Con el dinero de la inscripción de los estudiantes se compraba madera y se fabricaban los “brazos”  los que se adherían, a las 50 sillas, utilizando tornillos. Un estudiante hacía esa labor sin ningún costo para su colegio. El trabajo se hacía concomitantemente con la docencia. La dinámica era levantar al estudiante de su silla, se colocaba el «brazo» y luego se le llevaba el pupitre completo y, de esta manera se actuó, hasta convertir las 50 sillas en pupitres escolares.
La precariedad económica impide que el Colegio pueda implementar todas las ideas que fluyen en la cabeza del Director. Se  designan maestros voluntarios para, de vez en cuando, ofrecer clases para la reparación de radio y televisión y de  peluquería.

En 1972 se solicita al párroco de la iglesia católica,  Fray César De Córdoba, entrañable amigo del Director que conceda el local de  la Academia Franciscana, en horas de la tarde, y  de esta manera continuar con las labores del Colegio Fernando Arturo De Meriño. El párroco accedió gustoso. El FAME no tenía obligación  de pagar por el alquiler, siempre y cuando el director del mismo, a cambio de utilizar el local, ofreciera clases de inglés, en horas de la mañana, en  la Academia Franciscana, a lo que el director accedió con mucho gusto y se inician las actividades en el nuevo local de  la vieja iglesia católica del pueblo.

Excursiones
Las actividades extracurriculares no se hicieron esperar. Se organizaban, frecuentemente, excursiones a la  playa “Saladillas”.

El director  y los profesores  que asistían marchaban a pie, junto a los  estudiantes  por  el  lado izquierdo de la carretera sin que  a ninguno se le ocurriera caminar por el “entarbiado”  Ya en la playa los profesores colocaban troncos de coco al este y  al oeste de la playa como signo de que  ningún  estudiante  ni profesor podían pasar esos límites. Todo se hacía para garantizar la seguridad de todos los excursionistas.

Equipo De Basket Ball
Se organizó un equipo de basket ball (la cancha estaba al frente del colegio). Se les explicó a los miembros del equipo que el objetivo no era ganar sino participar. Este ejercicio, aún con la protesta gestual de estos, desarrolló en ellos, enormemente la tenacidad,  valor humano tan necesario para convivir con cualquier tipo de personalidad y, de esta manera, lograr el éxito que se requiere para vivir en alegría y felicidad.
 
Obra De Teatro ¨Pasión Y Muerte De Jesús”
Se puso en escena, durante 2 años  consecutivos en el patio del “Colegio Divina Pastora” la obra teatral “La Pasión Y Muerte De Jesús” en donde participaban todos los alumnos  del Colegio Experimental FAME y algunas invitadas del Colegio Divina Pastora para caracterizar algunos personajes femeninos. Algunos de los personajes  eran:

Carlos Vetilio González Lembert : Jesús De Nazaret

Luis García: Jefe de los Soldados Romanos
José Rocha González: Caifas
Danilo Hernández: Poncio Pilatos
Ladrón (Crucificado con Jesús)  Teodoro Luperón
Virgen María:  _________Sabagh
Judas Iscariote: José Antonio Castillo Mesa
Apóstol Pedro: Julio Coiscou Reyes
Angel: Silvain Petain Coiscou Reyes
Soldado Romano a caballo: Luis F. Toral C.
Soldados Romanos:
Carmito  Féliz
Teseo Ramírez
Juan Francisco Florián
Regidor de escena y tesorero: José Miguel Coiscou  Reyes (Ñiño)
Dirección Técnica: Radio Barahona (En la persona de Manuel Sierra)
Libretista, Productor Y Director. Yorik Rafael Piña

José Miguel Coiscou realizó un trabajo increíble. Estaba por todas partes. Era el encargado de coordinar los catorce escenarios en  los que se realizaba la  obra. Se escurría por cada rincón del inmenso patio del Colegio Divina Pastora. Nadie lo veía; pero estaba en todos lados. Llegaba a su casa «desbaratado», muy cansado, muy agotado. Era el espíritu de la obra. Era el  jefe  del piso. Coordinaba los trabajos de todos.
Doña María Yapul se encargó de confeccionar la vestimenta que usaban todos  los que  participaban como parte del pueblo de  la  época. La tela se adquiría en  la tienda de  Don Ángel Tezanos.

La Madre y  Directora del Colegio Divina Pastora  fue un punto clave para el montaje de este  singular evento, organizado, dirigido y realizado por adolescentes coordinados por un único adulto: El director del Colegio. El Colegio Divina Pastora aportó gran parte  de los recursos económicos que se necesitaban; así como las  diligencias para que  el Ingenio Barahona aportara  la construcción, cada año, de un escenario de madera que se preparaba, justo al lado del edificio del  colegio.
Napoleón Cornielle, en ese entonces un niño, que  era parte de los que  actuaban como parte del pueblo, siempre estaba rodando por el suelo. Tropezaba con cuantas piedras, troncos o accidentes  del suelo habïan en el patio del Colegio.
Algunas cosas sucedieron, entre bastidores en la escena de la «Ultima Cena». Se cuenta que los «actores» hacían muchísimas travesuras con  el  pan y el vino que se servía en la escena.
En los ensayos de la obra, Carlos Gonzalez se desesperó  y «estrelló» la cruz al suelo cansado de repetir  y repetir lo mismo. José Antonio Castillo (Judas) estuvo a punto de ahorcarse  por un fallo en la técnica. Nadie se dio cuenta del suceso porque Ñiño Coiscou, regidor de escena, resolvió el asunto a tiempo.

Las hermanas Castillo que eran las encargadas de maquillar a los actores se gastaban varias envases de “perlina” para blanquear a Danilo Hernández (EPD), en razón de que su color era un poco oscuro y su personaje (Poncio Pilatos) era blanco.
La primera función fue, a decir  del público que acudió, un éxito rotundo; pero a la luz de  lo que quería el director de la obra fue un fracaso. Se cometieron 42  errores. Claro, nadie sabía como debían ejecutarse cada una de las 14 escenas, sólo quien las había ideado.
La escena que más llamaba la atención era la ascensión de Jesús a los cielos. Se veía como ascendía, poco a poco y nadie atinaba a entender como sucedía. El aparato para  la ascensión fue creado  por el director de la obra, pero construido por Cano Ayala que no cobró ni un solo centavo por su trabajo.
Conferencias
Era usual que, 2 o 3 veces al mes, el  director del colegio ofreciera conferencias de hasta 2 horas de  duración sin  que se notara cansancio  por parte de los estudiantes. Una de las  que más impactó en el estudiantado de  la época fue la  titulada “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”.  El hoy ingeniero y catedrático en  la  Universidad Autónoma de  Santo Domingo, quien además  fue el primer estudiante que se graduó de  bachiller, bajo el Sistema  Monitorial,  comentó  sobre esa conferencia en las dedicatorias de su tesis de grado.
El estudiante  Jesús Zayas (EPD), cada vez que se iba  dictar una de estas conferencias, se colocaba en  la última fila con lápiz y papel. Al finalizar, se acercaba al director-conferencista  y preguntaba sobre  las palabras utilizadas y que él desconocía su significado.
Urbanidad De  Carreño
Esta actividad  se ejecutaba de 1 a dos veces  por semana. Sólo en esta escuela se ofrecía la oportunidad  de que los alumnos conocieran de  la forma de comportamiento que debían  llevar  en las diferentes situaciones en la que se podían encontrar en la vida. Esta actividad se hacia para todos los cursos y se ejecutaba en el patio de la escuela. El libro completo estaba grabado y se reproducía por capítulos.
Careos
Eran muy frecuentes. La competitividad era motivación para que cada alumno se preparara lo mejor posible por el deseo de  ganar. El profesor de historia Rogelio Fermín (Rolando) fue quien más provecho proporcionó a  los  estudiantes por la manera que  usaba  esta herramienta.
Método Experimental. En el Colegio Fame se adoptó, además, el Método Experimental. Este es diferente al eurístico o de ratonera y al ortodoxo o clásico en el que el maestro es la primera y última palabra, sus afirmaciones son una especie de “dogma de fe” donde el alumno no tiene derecho a discutir ni expresar su opinión. En el método experimental el alumno y el profesor buscan juntos la verdad científica.

En este sistema el obsoleto método de “explicar clases” fue abolido. Los estudiantes preparaban exposiciones en donde dejaban correr su imaginación y se llevaban cuantos materiales su ingenio podía inventar y lograr que sus compañeros aprendieran lo que se  iba a exponer. (Música, cartulinas, películas, escenas teatrales, etc.). Era la única escuela en la ciudad que ofrecía, en un radio grabador con música, las clases de urbanidad.
Fue tan exitoso el Sistema Monitorial que los primeros bachilleres que culminaron sus estudios bajo ese método educativo fueron llenados de elogios en la extensión de la Universidad que funcionaba en el pueblo.
Tanto llamaron la atención los nuevos bachilleres, egresados de ese pequeño colegio, que provocó una visita de catedráticos de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (Extensión Barahona) al Colegio Fame para supervisar las actividades que se ejecutaban en ese pequeño colegio y  observar el método que se utilizaba para la enseñanza de las diferentes  materias que se impartían.

Comments are closed.