Barahona y su Gente, en su segunda entrega Reconocimiento a doña Águeda Ramírez


POR ALEJANDRO SANTANA
Un enfoque cultural de lo que fue y es nuestra Barahona, visto desde la óptica cultural de su autora, la inquieta, trabajadora incansable y maestra de profesión, doña Águeda Ramírez de Rodríguez, una excelente mujer, ejemplar ser humano preocupada porque la actual y futura generación, conozcan de las diferentes manifestaciones, culturales y sociales que nos han permitido existir.
Un enfoque general de lo que ha sido nuestra cultura desde los inicios hasta nuestros días, de acuerdo a la valoración del Licenciado José Roberto Ramírez Fernández (José de Rosamante).
Mientras que para el Doctor Wilson Gómez Ramírez es un enfoque cultural acerca de la población, y una antología que pone de manifiesto el valor cultural y humano de la ciudad, de acuerdo al criterio del licenciado Máximo Matos Feliz.
Esos ilustres barahoneros, destacados hombres del saber, profesionales exitosos hacen un reconocimiento justo y acertado a lo que viene a ser esta edición en su segunda salida.
Barahona y su Gente, desde su portada donde se aprecia a un grupo de barahoneros, (indiscutiblemente), mirando hacia el horizonte, contemplando lo que es la punta Martín García o loma del Curro que por las aguas del mar caribe nos divide de la ciudad de Azua y que para nosotros ha sido la sierra que nos ha protegido de vientos huracanados.
Pero mirando al mar, a nuestro horizonte, como visualizando nuestro porvenir como polo turístico porque sin lugar a dudas al contemplarlo nos recuerda que la naturaleza nos ha provisto de grandes riquezas y belleza.
Y si es majestuosa la portada, cuan grandiosa son el tesoro impreso en sus páginas desde fotografías, paisajes, personajes y las biografiaza de nuestros grandiosos hombres y mujeres.
Grandiosos todos porque dese el más culto hasta el simple hombre de trabajo han aportado a nuestra cultura a nuestras manifestaciones en los diferentes órdenes.
Y me voy a referir, solo a un personaje, a Diablo Viejo, de quien se destacan sus habilidades para curar ciertas afecciones, dejando de decir, que en Villa Estela, se decía que fue el inventor del guayo de guayar cocos, pero que también se le atribuye haber inventado la maquinita de pelar chinas.
Maquinaria esta ultima que estuvo muy de moda en las entradas de los cines done se expendían chinas peladas, dulce, en su mayoría cultivadas en las lomas de Pariso.
Hombres que aportaron a nuestra cultura que sus conocimientos para la época nos facilitaron la vida y nos dieron a conocer como pueblo laborioso en otros Lares.
Y es ahí la grandeza de doña Águeda Ramírez de Rodríguez y su obra Barahona y su Gente, recrear la mente de algunos de nosotros sobre cosas olvidadas y plasmarlas para que la actual generación, la futura y las que vengan tengan una referencia de nuestros aportes como. Pueblo, como sociedad.
A doña Águeda, como barahonero, como comunicador, como periodista y como investigador, quiero dar las gracias porque con su segundo esfuerzo nos hará estar presente en las mentes de un pueblo que necesita que se les recuerden sus cosas por sencillas que parezcan, Gracias doña Águeda y ojala que todos tuviéramos su coraje, dedicación y sacrificio para parir obras como esa que nos retratan cuerpo entero.

Share This Post