BARAHONA NECESITA CONVERGENCIA EMPRESARIAL Y ALIANZA ESTRATÉGICA CON LA SOCIEDAD CIVIL



Virgilio Gautreaux P.

 

Por : Virgilio Gautreaux P.
Nuestra Barahona históricamente ha dado muestra de que cuando ha marchado unida, logra las metas que se propone. Durante parte importante del siglo XIX, nuestros antepasados lograban que los políticos que siempre lo han controlado todo desde la capital, les escucharan.
 
El empresariado barahonero era muy activo en estos afanes, sin descuidar su radio de actividad. En 1885 madera de construcción de nuestras montañas, participó en las ferias internacionales de New Orleans y Amberes, Belgica. En 1889, café de las lomas de la zona, estuvo presente en la Feria Internacional de París, donde obtuvo medallas y pergaminos. A finales del siglo XIX el empresario Luis del Monte tuvo una buena acogida presentando su café en la Feria Internacional de Bruselas. En noviembre de 1901 varios empresarios de Barahona participaron en la Exposición Panamericana realizada en la ciudad de Búffalo, Estados Unidos, donde el café, manufacturas de madera, cacao y otros rubros, recibieron elogios por su calidad.
 
En las primeras décadas del siglo XX, muchos productos de la provincia participaron en ferias nacionales y fuera del país. El empresariado local creó en 1926 la Cámara de Comercio, entidad que organizó la IV Asamblea Nacional de Cámaras de Comercio de todo el país, efectuada en nuestra ciudad en Octubre de 1929. Las autoridades locales y empresarios locales impulsaron que Barahona tuviera un excelente pabellón en caoba en la exposición de Santiago de los Caballeros en 1929. Era ejemplar la armonía que existía entre el empresariado local, las autoridades y representantes de la sociedad civil.
 
También operaba en Barahona una Comisión Provincial de Desarrollo que se ocupaba de promover iniciativas comunitarias, la cual construía caminos y otras obras menores, en beneficio de la población. Gobierno, cabildos, empresarios y sociedad civil, lograron una positiva sinergia desarrollista en el período 1920-1970. Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, la declinación del modelo agrominero que motorizaba el progreso de la zona, produjo un colapso que afectó la economía,  la sociedad barahonera y el consenso desarrollista que tan buenos resultados había logrado.
 
En la primera década del cursante siglo XXI diferentes grupos de consulta realizan ingentes esfuerzos por recomponer aquellos mecanismos que demostraron ser efectivos en el pasado. Se persigue dotar a Barahona de una estructura que sirva para canalizar una serie de iniciativas desarrollistas que actualmente requieren de urgente apoyo. Nuestra demarcación, no puede seguir sin interlocutores válidos.
 
Se requieren instituciones sólidas y personalidades representativas de todos los sectores barahoneros, que monolíticamente y sin desmayo, reclamen institucionalmente la ejecución de los proyectos en  carpeta que requerimos con urgencia. En este contexto, es vital una sociedad civil y un empresariado actuando conjuntamente con las autoridades locales, tal y como ocurría hace 80 años.
 
En tal sentido, saludamos los esfuerzos serios que se están realizando actualmente para fortalecer la Cámara de Comercio de Barahona, entidad que vendría a llenar el vacío existente en la gestión desarrollista barahonera.
 
Octubre 2011

Share This Post